título reseñas y críticas

imagen cabecera críticas Afilado como un blues a medianoche
reseñas y críticas Afilado como un blues a medianoche
Afilado como un blues a medianoche de Javier Márquez Sánchez

«Para firmar esta película embutida en papel sólo puedes ser Javier Márquez o, al menos, Martin Scorsese. Pero cuando un sevillano de bien se pone a escribir sobre una de las épocas más famosas de la historia americana también puede hacerlo estupendamente. Sobre todo si el susodicho siempre ha vivido más o menos en esa música y en ese cine. Quizá por todo esto Javier pueda plasmar con tanta verosimilitud lo que ocurre entre Las Vegas, Los Angeles, Texas y Nueva York. Con los miembros del Rat Pack, los clásicos amigos de Eddie Siete Vidas Bennett, además de Marilyn Monroe, John Fitzgerald Kennedy y varios chicos listos italianos. Pero además aparece entre las sombras Malcolm X, Edgar Hoover y Robert Mitchum, por ejemplo.

«La trama se puede resumir en las andanzas de Eddie Siete Vidas Bennet mezclado en asuntos que se van complicando poco a poco. Se puede hablar de estrellas de cine, de la música y de algunos políticos. Una época de cambios. Con un estilo lleno de glamour, de Southern Comfort, de boxeo y de jazz, siempre con alguna presencia femenina más cerca o más lejos. Con mucha música, con las fantásticas relaciones del solucionador de problemas de Las Vegas. Con algo de amor. Con muchos, muchos problemas. Algunos tiroteos, alguna persecución e incluso alguna explosión. Además de algunas hipótesis innovadoras.

«Diálogos cargados de cinismo. Mujeres que sonríen y se acarician el escote con malicia. Un barman, o dos, como mejores amigos y consejeros. Músicos con tendencia a hacer el gamberro. Unos sugerentes platos. Estrellas de Hollywood. Una buena chica. Algunos guiños y homenajes al propio género.

»Sin duda una novela sin fisuras que te recomiendo si te gustan los autores americanos fundadores del género negro como es Javier, que pese a ser sevillano y contemporáneo no deja de ser un gran clásico americano.»

José María Huerga, Boxeo de Letras, 11 de marzo de 2014
....................................................................................
Afilado como un blues a medianoche de Javier Márquez Sánchez

«En España se han escrito, y se siguen escribiendo, grandes novelas negras. Autores como Manuel Vázquez-Montalbán, Alicia Giménez Bartlett, Juan Madrid o Andreu Martín lo han dejado bien claro a lo largo de las últimas décadas. Lo que no resulta habitual es que dichas novelas transcurran en el escenario en el cual se gestaron un buen número de obras maestras del género: los Estados Unidos.

»Pues eso es, precisamente, lo que ya ha hecho Javier Márquez Sánchez en dos ocasiones. Tanto en “Letal como un solo de Charlie Parker” como en “Afilado como un blues a medianoche” (publicadas ambas por Salto de Página), el “solucionador de problemas” Eddie “Siete Vidas” Bennett se mueve por diversas ciudades norteamericanas (aunque su “base de operaciones” se ubique en Las Vegas), compartiendo experiencias con un buen número de personajes a quienes se podría calificar con toda naturalidad como “leyendas”.

Siete Vidas

»"Afilado como un blues a medianoche” comienza en 1962 con una de las muertes que más ríos de tinta han hecho correr durante los últimos cincuenta años. Peter Lawford, cuñado de John y Robert Kennedy, solicita la ayuda de Bennett cuando se entera de que Marilyn Monroe ha fallecido. Lo que parece un suicidio (y pasó a la Historia como tal), resulta ser algo mucho más complejo.

»Tras un breve flashback en el cual vemos a Bennett resolviendo un problema durante el rodaje de “Vidas rebeldes” en 1960 (momento en el cual conoció a Marilyn), la acción de la novela se traslada a 1963, uno de los años más convulsos en la Historia de los Estados Unidos.

»En plena efervescencia del Movimiento por los derechos civiles, el protagonista de la “Afilado como un blues a medianoche” se enfrentará a un grupo racista que amenaza a Sammy Davis Jr. Tal situación tendrá unas repercusiones insospechadas, y acabará involucrando al “Siete Vidas” en una compleja trama en la cual parecen estar implicados grupos tan dispares (o tan afines) como la Mafia, la CIA y el FBI.

El Rat Pack

»Que una denominación tan poco halagadora como “pandilla de ratas” defina a un grupo de actores y músicos legendarios resulta ciertamente curioso. Y, si bien es cierto que existen diversas versiones sobre cuál es el origen de la etiqueta Rat Pack, lo único que importa en realidad es saber quiénes componían dicho grupo.

»En sus inicios, a mediados de los años cincuenta del siglo pasado, el sus miembros gravitaban alrededor de Humphrey Bogart, aunque el “liderazgo” no tardó en pasar a manos de un carismático Frank Sinatra, algo mucho más palpable tras la muerte de Bogart en 1957. Son varios los personajes famosos a quienes se considera como miembros en mayor o menor grado del grupo, pero el núcleo duro del mismo lo formaron, en su momento de máximo esplendor, Sinatra, Dean Martin y Sammy Davis Jr.

»En “Afilado como un blues a medianoche”, Javier Márquez Sánchez otorga un gran protagonismo a los tres legendarios artistas, presentando una visión muy humana de los mismos, en la cual queda patente su inmensa admiración por el trío. La verdad es que pocos escritores en España pueden escribir con mayor conocimiento de causa sobre Sinatra, Martin y Davis, ya que el novelista sevillano firmó en su día el ensayo “Rat Pack. Viviendo a su manera”.

»La interacción de Bennett con los miembros del Rat Pack nos permite comprobar la gran amistad que les unía y, al mismo tiempo, ofrece algún dato que demuestra que Sinatra y compañía no sólo eran un grupo de alegres calaveras. Por ejemplo, se destaca la importancia que la actitud antirracista de Frank Sinatra tuvo a la hora de hacer que determinados hoteles y casinos admitiesen a afroamericanos tras sus puertas. Un dato probablemente desconocido por el gran público.

La era Kennedy

»La acción de la novela que nos ocupa transcurre a lo largo del periodo en el cual John Fitzgerald Kennedy ocupó la presidencia de los Estados Unidos. Kennedy, cuya muerte (diseccionada una y mil veces por conspiranoicos de todo el mundo) sigue siendo uno de los grandes enigmas por resolver del siglo XX, tan sólo ejerció su cargo durante algo menos de tres años. Sin embargo, en ese tiempo fueron muchos los acontecimientos históricos relevantes vividos en Norteamérica.

»Entre otros hechos cabe destacar (por su importancia en “Afilado como un blues a medianoche”) el apoyo presidencial a la integración racial, la persecución implacable del crimen organizado y la posición contraria a aumentar la presencia norteamericana en Vietnam. Pero la era Kennedy también será recordada por el impulso dado al programa espacial o por la crisis de los misiles cubanos, por citar tan sólo un par de ejemplos más.

»Y, por supuesto, tanto el presidente como su hermano Robert (fiscal general de la nación) pasaron a la Historia por sus agitadas vidas amorosas. Ambos políticos mantuvieron sendas relaciones con Marilyn Monroe, y muchos opinan que en ellas se encuentra la razón de la muerte de la actriz. Como ya hemos comentado antes, Javier Márquez Sánchez da su particular versión de los hechos en la novela, siendo ese tan sólo uno de los aspectos de la misma relacionados con los Kennedy.

Blues y combinados

»Javier Márquez Sánchez ya nos sorprendió en su día con la excelente primera historia protagonizada por Eddie Bennett, ganadora del premio Novelpol a la mejor novela negra de 2012 y traducida al alemán y al inglés. Ahora, con “Afilado como un blues a medianoche”, ha conseguido superar el altísimo listón de la anterior entrega para firmar una obra que, a buen seguro, cosechará un éxito mayor que su predecesora.

»Eddie Bennett es ya, por mérito propio, un personaje inolvidable, a la altura de Spade, Marlowe, Hammer o Carvalho (cuyo memorable cameo en el libro que nos ocupa hemos disfrutado enormemente). Sus aventuras, dignas de ser disfrutadas saboreando una copa de Southern Comfort o un sabroso cóctel, mientras suena de fondo alguna pieza de buen blues, satisfarán el paladar del más exigente aficionado a la novela negra. En El Mar de Tinta esperamos que “Afilado como un blues a medianoche” no sea la última vez que podamos disfrutar de las mismas.»

José Rafael Martínez Pina, Mar de Tinta, 18 de febrero de 2014
....................................................................................
Afilado como un blues a medianoche de Javier Márquez Sánchez

«A Javier Márquez Sánchez le deberían dar el premio al mejor traductor. Y no, no es algo malo. Todo lo contrario: acercarse a su última novela Afilado como un blues a medianoche (Salto de Página, 2013) es todo un placer para los lectores de género negro clásico.

»Por un lado, Márquez tiene un estilo asombrosamente americano, pulido y sin fisuras, repleto de diálogos cínicos y geniales. Pero no solo eso, sino que además es capaz de recrear una época, los años sesenta, y a muchos de los célebres habitantes de aquellos convulsos tiempos.

»La novela arranca como un tiro: Marilyn Monroe yace muerta en su habitación. Allí acude Eddie Bennett, alias Siete Vidas, para resolver el problema. Porque es un pedazo de problema que no os podéis imaginar que salpica al mismísmo JFK. Desvelar más de la trama es hacerle un flaco favor al lector que se encontrará con grandes sorpresas en cada capítulo.

»Uno de los mayores problemas que puede tener acercarse a una obra como esta es la cantidad de datos, nombres y fechas que maneja Javier Márquez. Aquellos que no conozcan la historia americana se pueden perder al principio: referencias al FBI, la CIA, Hoovert, los Kennedy, Frank Sinatra, Marilyn, Sammy Davis Jr, así como un gran número de mafiosos, todos los cuales tienen grandes apariciones durante toda la novela. Y son solo unos cuantos ejemplos.

»A Bennett ya lo conocimos en la anterior obra, Letal como un solo de Charlie Parker, también publicada en Salto de Página y por la que obtuvo el Premio Novelpol 2013. Se trata de un tipo que le soluciona problemas a mafiosos y gente de la farándula. De ahí que recurran a él cuando hay que sacar la basura.

»Eddie Bennett se convierte en el protagonista absoluto de esta historia, contándolo todo en primera persona, describiendo cada paso que da en los dos años que abarca la trama. Un personaje capaz de callarle la boca al Fiscal Bobby Kennedy, de tutearse con estrellas del cine como Dean Martin o de mantenerse firme ante Momo Giancana, uno de los mafiosos más poderosos de aquellos años.

»La novela es absolutamente independiente de la anterior, por lo que no hay problema para acercarse a Afilado como un blues a medianoche. De hecho, esta segunda entrega es mucho más ambiciosa en todos los aspectos, y me atrevería a decir que más redonda.

»Como decía al principio, Afilado como un blues a medianoche roza la brillantez. Si me dijeran que es la traducción de una novela póstuma de Raymond Chandler, contestaría: ya me lo imaginaba.»

Carlos Ferrán, Crónicas literarias, 3 de febrero de 2014
....................................................................................
Yo, que estuve en Las Vegas con Eddie Bennett

«Marilyn Monroe, Frank Sinatra, Sam Giancana. Y Eddie Bennett... JFK, Dean Martin, Joan Baez... Y Eddie Bennettt. Y el más inimaginado guest star (gallego, ex convicto y gastrónomo).

»La serie negra que con vocación de clásico ha creado Javier Márquez Sánchez reúne con brillantez irresistible el cine norteamericano de los cincuenta y sesenta, el jazz y la revolución musical de Dylan & Co. y las conspiraciones subterráneas del fascismo norteamericano para desbaratar las incipientes libertades. Sinatra, no tan lejos de todo, canta cóctel en mano.

»Una de mis pasiones en lo que a novela negra se refiere es la devoción por el héroe solitario con aureola trágica; hasta ahora había cuatro en mi lista personal: Lew Archer, Pepe Carvalho, Philip Marlowe y Toni Romano. Hoy sumo con nitidez a Eddie Bennett.

»Tres momentos memorables de Afilado como un blues a medianoche (Salto de Página): la escena en Washington donde, cruzando sutilmente los caminos de Sammy Davis jr. y Bob Dylan, se hace una reflexión sobre la música norteamericana de la época; la genial aparición de la más inesperada estrella invitada (gallego, ex convicto y gastrónomo) y esa hermosa resolución de la noche que pasaron juntos Bennett y Marilyn, que sinceramente no podría haberse resuelto mejor. Eddie Bennett: aguardando el momento de regresar con él a Las Vegas.»

Fernando Marías, El blog de Fernando Marías en Anika entre libros, 10 de enero de 2014
....................................................................................

«Otra entrega de un personaje con todos los papeles para convertirse en un caso de los grandes en la novela negra española: Eddie Siete vidas Bennett. Javier Márquez penetra en los ambientes del rat pack sin pedir permiso y con la ironía de esos saxofonistas que emergen con su poderoso soliloqio entre la humareda de los garitos. Era la época de Sinatra.»

Harpers Bazaar, enero de 2014
....................................................................................
Afilado como un blues a medianoche de Javier Márquez Sánchez

»Cuando Norma Jean se quitaba la máscara de Marilyn dejaba al descubierto una mirada amarga, capaz de desgarrarte por completo. Tan afilada como un blues a medianoche.

»Hace algo más de año y medio reseñaba aquí mismo una de esas novelas redondas que muy de vez en cuando nos alegran la vida: Letal como un solo de Charlie Parker, de Javier Márquéz Sánchez.

»En aquella ocasión teníamos el gusto de conocer a Eddie Bennett, solucionador de problemas afincado en Las Vegas y encargado de firmar el informe con que se cierre la investigación de la muerte de una joven aspirante a actriz que, oficialmente, deberá considerarse como muerte accidental o, en todo caso, suicidio. A partir de aquí, Javier Márquez nos hacía partícipes del rodaje de El conquistador de Mongolia, estrepitoso fracaso del productor Howard Hughes, al tiempo que nos ofrecía una apasionante trama criminal en la que, como actores de reparto, figuraban algunos de los integrantes de aquella conocida pandilla de ratas como dicen algunas fuentes los bautizó el inmortal Bogart. Ya saben: Frank Sinatra, Dean Martin, Sammy Davis Jr., Joey Bishop…

»Pues bien, Afilado como un blues a medianoche también arranca con Eddie Bennett interviniendo en un suicidio. Más bien modificando la escena para que aquello parezca un suicidio, en concreto el del símbolo sexual hollywoodiense por excelencia. Sí, esa, Marilyn. ¿El contacto entre Marilyn y Bennett? Peter Lawford, uno de los fundadores del Rat Pack y, a la sazón, cuñadísimo del clan Kennedy.

»La cosa promete, por tanto, pero todavía lo hace más cuando el autor da un salto hacia adelante de varios meses en el tiempo y entra en escena el polifacético Sammy Davis Jr., a quien Bennett deberá proteger tras recibir amenazas de muerte por parte de un grupo supremacista como consecuencia de aquella boda interracial que fue todo un bombazo en plena época de disturbios raciales, la que contrajo con la actriz sueca May Britt.

»Con todos estos elementos, Márquez repasa la historia más reciente de los Estados Unidos de Norteamérica, una época convulsa en la que muchas de las decisiones adoptadas por el mediático presidente católico irlandés —fundamentalmente las relativas a la crisis de los misiles cubanos, su resistencia a entrar a saco en Vietnam o las conducentes a eliminar las barreras sociales— no resultaban del agrado de grandes sectores políticos económicos y sociales, granjeándole la enemistad de los ya citados grupos supremacistas, de los empresarios de industrias armamentísticas y petroleras y de diversas familias mafiosas, especialmente la encabezada en Chicago por Sam Giancana. Y lo hace recordando al lector pasajes ciertamente conocidos e intercalando auténticas perlas anecdóticas de las que, al menos quien suscribe, no tenía noticia, todo ello con el ritmo vivo que requiere la ocasión, regado con abundante alcohol de alta graduación, salpimentado con las estelares apariciones de Sinatra & Cia. y aderezado con unos cuantos cameos realmente acertados y sorprendentes, como el de cierto miembro del PCE y agente de la CIA al que los buenos aficionados al género seguro reconocen.

»Javier Márquez Sánchez nos está acostumbrando mal con estas magníficas novelas negras de corte clásico protagonizadas por Eddie Bennett pero no seré yo quien se queje: por mí puede seguir con nuevas entregas, al menos con tantas como vidas tiene un gato.»

Ricardo Bosque, Calibre .38, 9 de enero de 2014
....................................................................................
Afilado como un blues a medianoche

«Hay reseñas en las que no puedo ser objetivo y ésta sobre la última novela de Javier Márquez es una de ellas. Por varias razones.

»La primera, porque Javier es un tío cojonudo. Y eso, imprime carácter y marca a la hora de escribir sobre cualquiera de sus textos o actividades, desde un cuento a un reportaje en las estupendas revistas Forbes o Esquire, a una entrevista o… por supuesto, una novela.

»La segunda razón por la que no puedo ser objetivo es porque Afilado como un blues a medianoche es un proyecto que conozco desde hace tiempo y que he visto nacer, crecer, madurar, podar y hasta bautizar; por lo que lo siento como un poco mío. Tras haber hablado largo y tendido con el autor sobre la trama, los personajes y las diferentes situaciones que plantea, hasta llegar a su portentoso final; feo estaría ahora que dijera que hay algo que no me gusta, no me convence o me chirría.

»Una tercera razón por la que me chifla, subjetivamente, esta nueva entrega de Márquez es que estamos ante la continuación de aquella joya titulada Letal como un solo de Charlie Parker que ya comentamos aquí y que no me cansé de recomendar, ígnea y abrasadoramente, a todo bicho viviente que me pedía consejo lector… y también al que no me lo pedía.

»Y cuando digo continuación quiero decir, sí, segunda parte. A mucha honra y sin prejuicio alguno. Porque una de las muchas cosas que agradecerle a Coppola es que dinamitara e hiciera saltar por los aires, con El Padrino II, el manido tópico de que Segundas partes nunca fueron buenas.

»¿Que no?

»¡Espérate a leer la segunda de las aventuras protagonizadas por el inefable, grandioso y colosal Eddie Bennett y me lo cuentas! Una novela que, por supuesto, se disfruta aunque no hayas leído la primera de la saga.

»Y es que, aunque la siguiente exclamación sea una subjetividad tan grande como la capacidad lumínica de Las vegas, ¡has de leer esta novela, sí o también! Porque te lo vas a pasar… de cine.

»Y ahí ya soy muy, pero que muy objetivo. Porque el universo que ha creado Márquez es muy, muy cinematográfico. Muy de mitad del siglo pasado. Y muy, profundamente norteamericano. Y es que Eddie Bennett vive y trabaja en las míticas Las Vegas en que reinaban Sinatra, Sammy Davis Jr. y, por encima de ellos, Dean Martin.

»Pero los que gobernaban, en la sombra, eran otros personajes. Gángsteres y mafiosos sin escrúpulos que tenían conexiones con la mismísima Casa Blanca, convertida en el Camelot de los Kennedy. Y está Marilyn, claro. Porque el trabajo de Bennett, una especie de Sr. Lobo cuya especialidad es arreglar problemas, le lleva a trabar conocimiento con una leyenda del cine que, también era mujer. Además, Bennett se hará colega de un tipo que dejará mudos a todos los amantes del género negro y criminal.

»Podría pensar alguien, eso sí: ¿qué hace un tipo de Sevilla y, además, insultantemente joven, escribiendo sobre Las Vegas y el Hollywood de los 60?

»Créanme: el caudal de información y documentación que atesora Márquez sobre todo aquello de lo que escribe le convierte en una voz tan autorizada en la materia que no será raro que Martin Scorsese lo contrate como consultor cuando, por fin, enfrente el rodaje de su película sobre Dean Martin.

»Ritmo, música, balas, peleas, juego, conspiraciones, estilo, copas y algunos de los diálogos más cínicos, crudos y descarnados de la actual narrativa española se encuentran, sabiamente combinados, en “Afilado como un blues a medianoche”. Una novela, además, dotada de una sólida estructura y que confirma a Javier Márquez como uno de los grandes de las letras negras escritas en castellano.

»Pero, claro. Esto es solo mi opinión. Subjetiva. Ahora, de ti depende si me crees y, de paso, te haces un favor a ti mismo; o si no lo haces y decides pasar de leer una de las grandes novelas del 2013. Lo que, sin duda, sería un gran error. Por tu parte.»

Jesús Lens, Pateando el mundo, 18 de diciembre de 2013
....................................................................................
Afilado como un blues a medianoche. Javier Márquez Sánchez

»Claroscuros del FBI, el cínico y despiadado Eddie Bennett, mucho Southern Comfort

»En agosto de 1962, mientras disfruta de unos días de descanso en Santa Mónica, Eddie Bennett, el solucionador de problemas de Las Vegas, recibe una perentoria llamada de Peter Lawford, el cuñado de los Kennedy, que le insta a acudir a una casa en Fifth Helena Drive de la misma ciudad. Allí se encuentra con el cadáver aún caliente de quien nació como Norma Jeane Mortenson, pero a quien todos conocimos como Marilyn Monroe, y como es su obligación, lleva a cabo lo necesario para que los parientes políticos de Peter Lawford no pasen apuros. Con este impactante comienzo, se nos ofrece una crónica de los turbulentos primeros años 60 en los USA, en los que aparecerán tanto la crítica situación política y personal de los Kennedy, las fortísimas tensiones que las reivindicaciones en contra de la discriminación racial provocaron en muy diversos estratos de la sociedad americanan; y terminará todo esto con una propuesta más para explicar el magnicidio de Dallas en noviembre de 1963.

»Frank Sinatra y los amigos del Rat Pack

»Para ilustrar este relato, el autor echa mano tanto de planos muy generales de la situación, como de otros más cercanos, como es la crónica de personajes cercanos al protagonista, como Sammy Davis Jr, y otros conocidos de la anterior entrega de las apasionantes aventuras de Eddie Bennett.

»Como siempre, no falta la presencia del deslumbrante mundo de Las Vegas, con sus gánsteres, sus barman sabios, y las apariciones, siempre fulgurantes, de Frank Sinatra y sus chicos del Rat Pack. Y todo esto macerado en el fragante y potente sabor de litros y litros de Southern Comfort. No puede dejarse de lado la presencia, en un sorprendente cameo, del que con el tiempo será uno de los más famosos detectives privados de la novela negra española.

»Con estos mimbres, se nos ofrece una narración muy viva, que pese a hablar de historias mil veces contadas, nos propone un relato original, lleno de detalles poco conocidos de los protagonistas de estos acontecimientos, y que subraya tanto el papel lleno de claroscuros que tuvo el FBI de J. Edgar Hoover, como la crudísima realidad de la discriminación racial durante esos años, y la violenta reacción de algunos sectores ante la pretensión de cambio en esta sangrante realidad. Y para ello, nada mejor que ser guiado por la mirada cínica y despiadada, pero con poderosas dosis de ternura de Eddie Bennett, un personaje lleno de contradicciones, pero con una integridad incombustible, que muestra sobre todo con aquellos a los que aprecia.

»Un último consejo. Para la lectura de esta novela apasionante, se recomienda poner de fondo un buen disco de blues, y no sobra una copa de potente y fragante Southern Comfort con unos cubitos de hielo… aunque con un buen whisky también sirve…»

José María Sánchez Pardo, Prótesis, diciembre de 2013
....................................................................................
Un motivo para NO ver la televisión

»Vivimos tiempos turbios. Tanto como para que traten de convencernos de que la nueva literatura policiaca de calidad llega de Islandia o Sudáfrica. Tanto como para asegurar que la verdadera novela negra, la auténtica, es la francesa. Afortunadamente existen tipos como Javier Márquez Sánchez, un periodista sevillano que en los ratos libres escribe como si hubiera nacido en Atlantic City.

»Afilado como un blues a medianoche es una novela negra muy norteamericana. Tanto es así que tiene como protagonista a Eddie “Siete Vidas” Bennett, un tipo duro que se encarga de hacer la vida más agradable, y más larga, a Frank Sinatra, Sammy Davis Jr y compañía. Eddie es un espagueti. De padres italianos de Véneto, nació en el Brooklyn de 1922. A partir de entonces se dedicó a recorrer las calles, pelear, beber y vivir. Con sede en Las Vegas, “Siete Vidas” no tiene problemas en tirar de gatillo: “Darle plomo a un malnacido es como darle un beso a una mujer bonita; el crimen sería dejar pasar la oportunidad”.

»El libro comienza con Eddie contemplando el cadáver de Norma Jean. “La muerte de Marilyn fue como la muerte de la inocencia. Todos creíamos que JFK era nuestro rey Arturo, que haría de éste un país bueno, próspero, ideal para todos, mujeres y hombres, sin discriminación alguna. Pero no ha podido ser. No le han dejado que sea”. A partir de ese primer cadáver VIP todo se complica, tanto en la trama como en el número de protagonistas. Porque por estas páginas pasa no solo el legendario Rat Pack, sino la flor y nata del mundo de la canción, del cine, del espectáculo… y de la mafia de una Norteamérica que se desangra mientras bebe Southern Comfort. Aunque eso sí, “nadie la tiene más grande que Frank”.

»Ni siquiera JFK. Márquez Sánchez, periodista, ya me dejó KO con Letal como un solo de Charlie Parker, su primer libro con “el Figura” Bennett como protagonista. Pues este Afilado como un blues a medianoche es aún mejor, por ritmo narrativo, por la historia que cuenta, por las magníficas descripciones del Estados Unidos de los 50 y por la espléndida nómina de personajes que hace circular por sus páginas. Una novela negra de las de toda la vida.»

Javier Pérez de Albéniz, El descodificador, 3 de diciembre de 2013
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Críticas destacadas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva