título rese˝as y críticas

imagen cabecera críticas Bienvenida, Frau Merkel
reseñas y críticas Bienvenida, Frau Merkel

«Luis nos tiene acostumbrados a novelas históricas llenas de misterio, acción y un trasfondo de relato negro que suele terminar con un final rápido y con algún que otro fiambre. A pesar del título de Bienvenida, Frau Merkel, y aunque más de uno desease que el autor siguiera la estela de sus obras anteriores, la muerte no proyecta su alargada sombra en esta hilarante historia.

»Sí, amigos, se trata de una sátira contemporánea y actualísima en la que todo es susceptible de la chanza popular, tanto la tradicional española como la imaginada germana, ese carácter de orden, pulcritud y amor por el trabajo y las cosas bien hechas de nuestros vecinos europeos. Pero claro, no sólo de risas vive el hombre, la mujer, el homínido o el ente, que hay que mantener el tacto con cada grupo de creencias actuales so pena de quedar fuera de la onda cultural, artística y afectiva de todo occidente. Vaya, que sí, que al fin y al cabo de lo que se trata es de estar al día y eso es lo que Jambrina nos ofrece en este espejo de la siempre poco estimada salud cultural española.

»Y es que hay que tener una amplitud de miras respecto a las importaciones, claro que sí, pero para salir de una crisis que a nivel global afecta en todos los campos y no sólo —aunque sí tal vez el que más— en el económico, uno debe saber adaptar su propia cultura al canon de la comunidad en la que se inserta como un Bloom analista de una sociedad occidental cualquiera.

»Bajo la risa fácil y, no lo vamos a negar, indicada a un público no especialmente disertador, la crítica subyacente a la novela es reconocible por todos los públicos y especialmente gozosa para aquellos que, aun a sabiendas del bagaje intelectual de finales de los ochenta y las referencias cinematográficas adaptadas a nuestros días que copan las páginas de esta Bienvenida, Frau Merkel, sabrán hacer epojé de la situación traumática que se les muestra y rendirse con sencillez y espíritu cartesiano al universal lenguaje de la broma.

»Dejémonos de explicaciones ni gaitas, y a leer, que son dos días.»

Juan Francisco Gordo L├│pez, D├ętour, 14 de diciembre de 2015
....................................................................................

«Decía Mark Twain que tras el humor se esconde un gran dolor y por eso no hay humoristas en el cielo. Quizá negándose la entrada en el paraíso celestial, Luis García Jambrina nos propone en Bienvenida, Frau Merkel (Salto de Página) una reflexión sobre los males endémicos de este país de gestas y miserias, de Historia e historietas, escondiendo la crítica social en la comisura de las sonrisas.

»Planteada como un homenaje al clásico de Berlanga Bienvenido, Míster Marshall, el libro nos traslada a la localidad de Villar del Campo, enfrentada por iras y rencillas ancestrales a su vecina Villar del Río, para hacer desfilar por sus calles ese absurdo con el que en demasiadas ocasiones también se hace patria. Con la crisis como telón de fondo, el alcalde del pueblo se enfrasca en la lógica-bucle berlanguiana y hace avanzar esta comedia de enredo hacia parajes delirantes con la ayuda de Petra Müller, una artista alemana afincada en España.

»Para este ayuntamiento endeudado, al que ya no le queda crédito para afrontar el suministro de luz o la recogida de basura, el paso por el pueblo de una comitiva encabezada por la canciller alemana que se desplaza en coche hacia Toledo se convierte en su única salvación. Arranca así una trama rocambolesca, llena de estereotipos, de humor hiperbólico, juegos de palabras y diálogos llenos de teatralidad, en los que resulta fácil reconocerse incluso en el patetismo y la desesperación de los acomplejados personajes de Villar del Campo, dispuestos a plegar su soberanía ante la todopoderosa Merkel e incluso a camuflar su vieja iglesia bajo la apariencia de un templo luterano.

«Bienvenida, Frau Merkel se convierte así en un libro descarado, lleno de picaresca y quijotadas delirantes, en el que los clásicos literarios comulgan sin chirriar con el fraude, la economía sumergida, el despilfarro y el caos administrativo, todo ello sin olvidar hacer un guiño a la actualidad española: el Ecce Homo, el robo del Códice o el referéndum catalán, entre otros, acaban de dar sentido a esta disparatada trama.

«En definitiva, bajo la apariencia de dislate chistoso, Bienvenida, Frau Merkel capta la sonrisa cómplice del lector, pero también abofetea su conciencia haciéndole reconocerse en actitudes conformistas y tan reprobables en los vecinos de una pequeña localidad como en la clase política. Una divertida (y, por momentos, escalofriante) caricatura en la que contemplarnos.»

Escribientes, 8 de septiembre de 2015
....................................................................................
Divertimento berlanguiano

«Los americanos pasaron de largo, y los vecinos de Villar del Río, con su voluntarioso alcalde al frente, se quedaron con un palmo de narices. Casi una vida después, sus vecinos de Villar del Campo volverán a intentarlo. Pero esta vez el objetivo no serán los yanquis sino la todopoderosa canciller alemana, Angela Merkel. Y en esta ocasión, los lugareños no están dispuestos a que se les escape la presa.

»Si en 1953 Luis García Berlanga sorprendía a la parroquia con su memorable película Bienvenido, Mr Marshall, una divertida y ácida crítica a la España franquista, hábilmente envuelta en ternura, ingenuidad y costumbrismo para despistar a la censura, ahora es el novelista Luis García Jambrina quien regresa a las planicies manchegas para llegar adonde su tocayo no quiso o no pudo, con un relato delirante y gamberro que demuestra que el tiempo puede haber cambiado los escenarios y las formas, pero no la esencia de esa España cautiva de sus más arraigados atavismos.

»El Ayuntamiento de Villar del Campo está a punto de quebrar endeudado hasta las cejas. Víctima de la fantasía inmobiliaria que hechizó a los españoles, ahora no tiene ni para pagar el alumbrado público. Germán, su alcalde, ejemplo de versatilidad política, se propone solucionar el problema con un proyecto revolucionario: convertir Villar del Campo en un perfecto pueblo alemán, y aprovechar que Merkel pasará por allí camino de una cumbre internacional que se celebrará en Toledo, para pedirle ayuda. Para ello recurre a Petra Müller, una artista plástica en horas bajas que en su día decidió cambiar su Renania natal por La Mancha, aprovechando que se había convertido en la musa de las instituciones públicas que financiaban sus locos proyectos artísticos sin hacer demasiadas e incómodas preguntas.

»Entre ambos convencen a las fuerzas vivas del pueblo para emprender el extravagante proyecto, pero las cosas se tuercen cuando la Delegación del Gobierno sospecha que algo se cuece en esa apartada y olvidada villa manchega. Hasta allí viaja un joven político en busca de respuestas, pero lejos de hallarlas desatará con su actitud la locura colectiva de la comunidad. La aparición de antiguo tesoro escondido bajo las ruinas de un castillo medieval, y la obstinada actitud del líder de la oposición municipal, empeñado en evitar la invasión teutona, contribuirán a complicar la situación hasta extremos delirantes, cuyo apogeo se alcanza con la declaración de independencia del pueblo, alcanzando así una inesperada notoriedad planetaria.

»García Jambrina estira su presupuesto berlanguiano hasta extremos disparatados, retorciendo una ficción que adquiere sin embargo un curioso realismo. Es la quintaesencia del esperpento, la deformación de una realidad que sólo habita en la ilusión, pero que extraída de su contexto quimérico adquiere una inquietante verosimilitud al expresar una voluntad latente sólo contenida por meras formalidades.

»El escritor zamorano recurre a la sátira para demostrar que cuando no hay nada que perder, cualquier cosa es posible por disparatada que sea. Así mismo, y como ya hiciera en su día Berlanga, emplea el ingenio creativo para ajustar cuentas con la realidad social y política de un país que se resiste a despojarse de sus lastres, desvelando con humor sus más íntimas vergüenzas. Consigue con ello fijar una imagen certera de esa España cotidiana que muchos se empeñan en ocultar, pero que marca inexorablemente el ritmo de una realidad contumaz. Escrita con brío, Bienvenida, frau Merkel es una novela que transmite sensaciones contradictorias, pues si bien es cierto que se lee con una sonrisa en la boca, no lo es menos que deja un regusto amargo al comprobar que esos rasgos que alimentan la parodia no dejan de ser los que nos caracterizan. España es así y no tiene remedio, parece ser el mensaje que Jambrina quiere trasladar al lector. Y si bien el relato carece de intención pedagógica, es inevitable pensar en lo mucho que aún queda por hacer así como en la futilidad del tiempo.

»Y de ese modo, lo que no sería más que un divertimento literario, se convierte en una amarga caricatura de esa España que muchos se empeñan en que no cambie. Lo cual convierte a esta novela en una lectura sorprendente por reveladora, así como en un ejemplo de esa arraigada capacidad de los españoles de reírnos de nosotros mismos, algo que al fin y al cabo no deja de ser un rasgo de distinción saludable.»

Antonio Ubero, La opini├│n de Murcia - Libros, 13 de junio de 2015
....................................................................................

Puedes escuchar el programa completo aquí.

La Estaci├│n Azul, 10 de mayo de 2015
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Críticas destacadas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva