título reseņas y críticas

imagen cabecera críticas Contratiempos
reseñas y críticas Contratiempos
Contratiempos

«De “años oscuros” califica la autora de estos 13 relatos la época que vivimos. Así lo explicita en la dedicatoria de Contratiempos, un título sustantivo cuyas intenciones están contenidas en la voluntaria ausencia de determinantes y complementos. La palabra desnuda señala la apuesta estética de la autora, Pilar Tena (Madrid, 1955), quien ya se ocupó de observar de cerca uno de estos “contratiempos” reales en el exitoso título Cómo sobrevivir a un despido y volver a trabajar (2013). Dicha apuesta le sirve, en esta ocasión, para tratar, desde la ficción realista, el material humano que le brinda una realidad desbordada por historias reconocibles sobre despidos, giros vitales inesperados, baches emocionales, incertidumbres… Asuntos convertidos en el entra- mado del conjunto, al tiempo que sirven de hilo conductor al tejido de historias encarnadas en tipos humanos que aparecen retratados como personajes novelescos.

»La realidad más real sale, pues, a escena, y logra relatos (y retratos), aunque de intensidad desigual, de fácil lectura y estilo sencillo, sometidos todos a un sorprendente proceso constructivo. Así, personajes apenas sugeridos en una historia reaparecen en el primer plano de otra; cambiantes puntos de vista otorgan profundidad de campo a relatos testimoniales que cuentan muchas vidas a través de una sola voz; perspectivas cambiantes, puntos de vista inesperados, son recursos enriquecedores de los mejores títulos del conjunto: “Un ático y dos terrazas”, “El trasiego de las mujeres”, “La edad en las manos” o “Un verdadero festín”, servirán de muestra de lo dicho. Al final siempre, de un modo u otro, para bien y para mal, la realidad, sin edulcorantes, se impone. De ahí el acierto de estas palabras que dicen que dijo John Barth: “Qué diablos, la realidad es un lugar agradable de visitar, pero a nadie le gustaría vivir en ella”.»

Pilar Castro, El Cultural, 12 de diciembre de 2014
....................................................................................

«Contratiempos compila trece historias. Algunas de ellas se entrelazan, dando coherencia y continuidad al conjunto. El trasfondo de las piezas es la actual crisis económica. Cada relato lo protagonizan personajes que establecen una correspondencia con el mundo real. Es fácil reconocerse en sus páginas o encontrar una similitud entre las situaciones que se describen y las que protagonizan nuestros vecinos y allegados. La obra pasa revista a una legión de hombres y mujeres golpeados por un mosaico de infortunios: accidentes, abandonos, embarazos, despidos, errores policiales, negocios que quiebran. Pocas veces la mirada de la autora se apiada de sus criaturas. Por lo regular, les pasa por encima como un carro de combate. Con todo, este elenco de individuos comparte un espíritu irredento, la ambición de reinventar sus vidas, las ganas de asumir nuevos retos para no mustiarse bajo el sol de la culpa y la tristeza. Sobresalen tres estupendos relatos: “El trasiego de las mujeres” (mi preferido), “La edad en las manos” y “Un verdadero festín”. Quizás el primero “Un ático y dos terrazas” sea el más flojo de la colección. Y desde luego, “194 kms. por hora”, narrado por un difunto, desentona en un libro que coloca su espejo en el camino para reflejar las cosas que pasan. Precisamente, la fuerza de Contratiempos descansa en la gran capacidad de Pilar Tena para evocar las íntimas tragedias que conocemos todos. De hecho, su sensibilidad para meterse en la piel de un arco tan extenso de personajes (emigrantes, españoles; artistas, empleados; trabajadores, parados; mujeres, hombres; homosexuales, heterosexuales) es portentosa. Recrea sus dramas y anhelos con una prosa ágil y directa; los diálogos reproducen sabiamente distintos tipos de registros y de variantes diatópicas. Es cierto que a veces Tena recurre a un mismo procedimiento (la descripción técnica) para familiarizarnos con una atmósfera (las plantas de un vivero en “Una fórmula imbatible”, los platos libaneses en “Un verdadero festín” o las chimeneas de un expositor en “Huir hacia adelante”), pero a cambio Pilar Tena nos ofrece una variada galería de técnicas narrativas para desconcertar a los lectores y dotar a su obra de riqueza y amenidad: cambios de narradores en un mismo relato; entrecruzamientos de historias; desenlaces sorprendentes a cargo de mensajes de móvil, informes técnicos o noticias en prensa. Quizás el último texto “Todos los Santos” sea una suerte de poética donde la autora fija su horizonte ideológico y estético: «Hay que estar cerca de la gente normal, de la realidad» (p. 213), «el compromiso era una forma de entender nuestro trabajo» (p. 214).

»En resumen, Contratiempos es un buen libro de relatos. Quien lo lea no sólo auscultará el pecho de su época, también escuchará que junto a las arritmias de corazones sobresaltados late el deseo de la supervivencia.

»Es una grata noticia que Salto de Página haya publicado en los últimos meses a dos autoras (cuatro en total en sus siete años de historia, frente a treinta y ocho escritores que firman cincuenta y cinco títulos –hablo de la colección púrpura–). Ojalá suponga el comienzo de una nueva tendencia.»

Ariadna García, El rompehielos, 11 de noviembre de 2014
....................................................................................

«"Un contratiempo es un accidente o suceso inoportuno que obstaculiza o impide el curso normal de algo". Los últimos años, gracias a la crisis, han estado llenos de contratiempos, de ilusiones truncadas, de oportunidades abortadas antes de ver la luz, de inseguridades y miedos; también, en ocasiones, de búsquedas de capacidades que estaban solo latentes, esperando a ser descubiertas.

»De todo ello hablan los relatos que Pilar Tena ha aglutinado en su primera obra de no ficción, precisamente bajo ese título, Contratiempos, y que tienen todos ellos un protagonista común y omnipresente: la crisis.

»Una crisis que se coló en las vidas de todos los personajes, de todos nosotros, y que alteró, definitiva o temporalmente, el curso que habían intentado trazar: desde una ejecutiva agresiva hasta una inmigrante colombiana; desde el dueño de un vivero hasta una periodista veterana; desde un emprendedor que decide probar suerte en otra ciudad hasta un joven actor, desde gente madura que ve acelerarse su ocaso laboral hasta chicos desesperanzados por la falta de trabajo y de futuro.... Todos los protagonistas -hay muchos más- de estas historias ven su trayectoria vital alterada por algún acontecimiento que directa o indirectamente tiene que ver con la crisis. En unos casos, como un paréntesis donde no acaba de verse el cierre; en otros, de un modo absurdamente dramático. Siempre, sin que ninguno haya hecho nada malo por merecer ese repentino cambio de suerte.

»Pilar lleva al lector de la mano con un estilo sencillo y suelto para llegar a conocerlos bien, con un logrado equilibrio entre la descripción del detalle y el foco en lo esencial, sin exuberancias, pero sin que nada falte. ¿A conocerlos? A reconocerlos más bien. Porque lo realmente inquietante de estos Contratiempos es lo cercano y familiar que resulta todo. Da la autora al final del libro las gracias a aquellas personas que inspiraron sus relatos, pensando que, tal vez, si lo leen se reconozcan. Pero no serán solo ellos. Cualquiera de nosotros, de nuestros amigos, vecinos, conocidos, compañeros de trabajo... ha vivido o ha visto de muy cerca muchas de estas situaciones. Y de ahí que al final quede la duda de si la desazón que deja la lectura es por lo leído o por lo reconocido.

»Es, eso sí, un libro muy madrileño. Aunque la esencia de lo que narra puede darse en cualquier lugar -al fin y al cabo los sueños y las frustraciones forman parte de la naturaleza humana-, los paisajes son fundamentalmente de Madrid. La ciudad, sus calles, sus plazas, sus casas, su tráfico, como protagonista y espectadora de un sentimiento colectivo de desaliento. Aunque algunas de las historias tienen un final feliz, inesperado por el contexto y las circunstancias, como una señal de que igual que el destino ha jugado malas pasadas, también algunas buenas.

»Como todo libro de historias breves, hay que leer los relatos de uno en uno, digiriéndolos bien, dejándolos reposar. Y mimetizándonos con su propio espíritu: yo también sufrí un contratiempo mientras lo leía. Como si tuviera vida propia, mi ejemplar desapareció durante unos días. Pensé que lo había perdido, después de buscarlo por todas partes; una contrariedad, sí, porque estaba enganchada con la lectura, y esperaba con afán cada nuevo cuento. Hasta que apareció en el mismo sitio en donde creí haberlo dejado y, por supuesto, buscado.

»También Pilar Tena sufrió un contratiempo en su carrera laboral, cuando tuvo que dejar el puesto que había ocupado durante más de 10 años en una institución. Ella, sin embargo, supo y pudo aprovechar el cambio de rumbo al que le forzaron las circunstancias y desde entonces se ha dedicado a escribir, además de a trabajar como consultora. Su primer fruto, un manual para superar, precisamente, el desempleo, Cómo sobrevivir a un despido y volver a trabajar. Y ahora, estos Contratiempos. El siguiente, ¿será una novela?»

Cristina Manzano, El Huffington Post, 31 de octubre de 2014
....................................................................................
Contratiempos

«Contratiempos compila trece historias. Algunas de ellas se entrelazan, dando coherencia y continuidad al conjunto. El trasfondo de las piezas es la actual crisis económica. Cada relato lo protagonizan personajes que establecen una correspondencia con el mundo real. Es fácil reconocerse en sus páginas o encontrar una similitud entre las situaciones que se describen y las que protagonizan nuestros vecinos y allegados. La obra pasa revista a una legión de hombres y mujeres golpeados por un mosaico de infortunios: accidentes, abandonos, embarazos, despidos, errores policiales, negocios que quiebran. Pocas veces la mirada de la autora se apiada de sus criaturas. Por lo regular, les pasa por encima como un carro de combate. Con todo, este elenco de individuos comparte un espíritu irredento, la ambición de reinventar sus vidas, las ganas de asumir nuevos retos para no mustiarse bajo el sol de la culpa y la tristeza. Sobresalen tres estupendos relatos: “El trasiego de las mujeres” (mi preferido), “La edad en las manos” y “Un verdadero festín”. Quizás el primero “Un ático y dos terrazas” sea el más flojo de la colección. Y desde luego, “194 kms. por hora”, narrado por un difunto, desentona en un libro que coloca su espejo en el camino para reflejar las cosas que pasan. Precisamente, la fuerza de Contratiempos descansa en la gran capacidad de Pilar Tena para evocar las íntimas tragedias que conocemos todos. De hecho, su sensibilidad para meterse en la piel de un arco tan extenso de personajes (emigrantes, españoles; artistas, empleados; trabajadores, parados; mujeres, hombres; homosexuales, heterosexuales) es portentosa. Recrea sus dramas y anhelos con una prosa ágil y directa; los diálogos reproducen sabiamente distintos tipos de registros y de variantes diatópicas. Es cierto que a veces Tena recurre a un mismo procedimiento (la descripción técnica) para familiarizarnos con una atmósfera (las plantas de un vivero en “Una fórmula imbatible”, los platos libaneses en “Un verdadero festín” o las chimeneas de un expositor en “Huir hacia adelante”), pero a cambio Pilar Tena nos ofrece una variada galería de técnicas narrativas para desconcertar a los lectores y dotar a su obra de riqueza y amenidad: cambios de narradores en un mismo relato; entrecruzamientos de historias; desenlaces sorprendentes a cargo de mensajes de móvil, informes técnicos o noticias en prensa. Quizás el último texto “Todos los Santos” sea una suerte de poética donde la autora fija su horizonte ideológico y estético: «Hay que estar cerca de la gente normal, de la realidad» (p. 213), «el compromiso era una forma de entender nuestro trabajo» (p. 214).

»En resumen, Contratiempos es un buen libro de relatos. Quien lo lea no sólo auscultará el pecho de su época, también escuchará que junto a las arritmias de corazones sobresaltados late el deseo de la supervivencia.

»Es una grata noticia que Salto de Página haya publicado en los últimos meses a dos autoras (cuatro en total en sus siete años de historia, frente a treinta y ocho escritores que firman cincuenta y cinco títulos –hablo de la colección púrpura–). Ojalá suponga el comienzo de una nueva tendencia.»

Ariadna García, La tormenta en un vaso, 11 de noviembre de 2014
....................................................................................
Contratiempos

«"Un contratiempo es un accidente o suceso inoportuno que obstaculiza o impide el curso normal de algo". Los últimos años, gracias a la crisis, han estado llenos de contratiempos, de ilusiones truncadas, de oportunidades abortadas antes de ver la luz, de inseguridades y miedos; también, en ocasiones, de búsquedas de capacidades que estaban solo latentes, esperando a ser descubiertas.

»De todo ello hablan los relatos que Pilar Tena ha aglutinado en su primera obra de no ficción, precisamente bajo ese título, Contratiempos, y que tienen todos ellos un protagonista común y omnipresente: la crisis.

»Una crisis que se coló en las vidas de todos los personajes, de todos nosotros, y que alteró, definitiva o temporalmente, el curso que habían intentado trazar: desde una ejecutiva agresiva hasta una inmigrante colombiana; desde el dueño de un vivero hasta una periodista veterana; desde un emprendedor que decide probar suerte en otra ciudad hasta un joven actor, desde gente madura que ve acelerarse su ocaso laboral hasta chicos desesperanzados por la falta de trabajo y de futuro.... Todos los protagonistas -hay muchos más- de estas historias ven su trayectoria vital alterada por algún acontecimiento que directa o indirectamente tiene que ver con la crisis. En unos casos, como un paréntesis donde no acaba de verse el cierre; en otros, de un modo absurdamente dramático. Siempre, sin que ninguno haya hecho nada malo por merecer ese repentino cambio de suerte.

»Pilar lleva al lector de la mano con un estilo sencillo y suelto para llegar a conocerlos bien, con un logrado equilibrio entre la descripción del detalle y el foco en lo esencial, sin exuberancias, pero sin que nada falte. ¿A conocerlos? A reconocerlos más bien. Porque lo realmente inquietante de estos Contratiempos es lo cercano y familiar que resulta todo. Da la autora al final del libro las gracias a aquellas personas que inspiraron sus relatos, pensando que, tal vez, si lo leen se reconozcan. Pero no serán solo ellos. Cualquiera de nosotros, de nuestros amigos, vecinos, conocidos, compañeros de trabajo... ha vivido o ha visto de muy cerca muchas de estas situaciones. Y de ahí que al final quede la duda de si la desazón que deja la lectura es por lo leído o por lo reconocido.

»Es, eso sí, un libro muy madrileño. Aunque la esencia de lo que narra puede darse en cualquier lugar -al fin y al cabo los sueños y las frustraciones forman parte de la naturaleza humana-, los paisajes son fundamentalmente de Madrid. La ciudad, sus calles, sus plazas, sus casas, su tráfico, como protagonista y espectadora de un sentimiento colectivo de desaliento. Aunque algunas de las historias tienen un final feliz, inesperado por el contexto y las circunstancias, como una señal de que igual que el destino ha jugado malas pasadas, también algunas buenas.

»Como todo libro de historias breves, hay que leer los relatos de uno en uno, digiriéndolos bien, dejándolos reposar. Y mimetizándonos con su propio espíritu: yo también sufrí un contratiempo mientras lo leía. Como si tuviera vida propia, mi ejemplar desapareció durante unos días. Pensé que lo había perdido, después de buscarlo por todas partes; una contrariedad, sí, porque estaba enganchada con la lectura, y esperaba con afán cada nuevo cuento. Hasta que apareció en el mismo sitio en donde creí haberlo dejado y, por supuesto, buscado.

»También Pilar Tena sufrió un contratiempo en su carrera laboral, cuando tuvo que dejar el puesto que había ocupado durante más de 10 años en una institución. Ella, sin embargo, supo y pudo aprovechar el cambio de rumbo al que le forzaron las circunstancias y desde entonces se ha dedicado a escribir, además de a trabajar como consultora. Su primer fruto, un manual para superar, precisamente, el desempleo, Cómo sobrevivir a un despido y volver a trabajar. Y ahora, estos Contratiempos. El siguiente, ¿será una novela?»

Cristina Manzano, El Huffington Post, 31 de octubre de 2014
....................................................................................
Contratiempos

«Pilar Tena ha recogido en Contratiempos una colección de historias de hoy, cuyos protagonistas son gentes que nos resultan muy cercanas. No es difícil toparse con ellos en algún punto de la geografía española. Esos sucesos inoportunos, inesperados, que dan título a este libro y que cambian, a veces, muchas vidas de manera radical, le sirven a la autora para presentarnos los afanes, las luchas, los sentimientos, de una variada galería de personajes.

»Un actor en paro, una ejecutiva que no ha llegado donde aspiraba, una mujer impotente ante la frustración de sus hijos, un mimo emprendedor, un taxista colombiano, un inmigrante libanés que regenta un restaurante o una española que trabaja en Holanda son algunos de los trece relatos con los que Pilar Tena, antigua subdirectora del Real Instituto Elcano y gran conocedora del mundo diplomático, consigue tejer una fotografía bastante aproximada a la realidad de la España actual.»

The Diplomat, 5 de septiembre de 2014
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Críticas destacadas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva