título reseñas y críticas

imagen cabecera críticas El otro lado de la niebla
reseñas y críticas El otro lado de la niebla
Rafael Guillén: la encrucijada de la eternidad

«Desde que los hombres comenzaron a preguntarse sobre la existencia del Mundo, lo que significaba interrogarse sobre su propia existencia, la unidad de las ciencias constituye uno de sus más ambiciosos retos. Acrisolado en su voz cósmica, Rafael Guillén nos transmite el germen y el cardumen de su noción y concepción poéticas: “Se trata de un intento (…) de suprimir las barreras artificiales que desde tiempo inmemorial se interponen entre las ciencias, las artes y las letras, en aras de una comprensión unitaria —conceptual y física— del universo” (Guillén: 2013, 395). Los griegos llamaban poiesis a la creación, fuera cual fuera la materia de la que se tratase; como explicaba Platón en El banquete, causa que convierte cualquier cosa de no-ser en ser. Poeta era todo aquel que diseccionaba la naturaleza o la trascendía: matemáticos, físicos, astrónomos, historiadores, dramaturgos, líricos, todos se acercaban con sus aquilatados instrumentos a penetrar en el misterio, a revelar lo visible en lo invisible. Una forma de conocimiento penetrada siempre por la recreación lúdica, pero sin confundirse derivando el ser poético en patética humorada, consagrando la inepcia de una época empapada en los afanes de la mediocridad. Porque si todo parece legítimo, el límite lo instaura “la presencia o ausencia de la poiesis, del acto y la experiencia del acto de la creación” (Steiner: 1991, 37); ese momento de éxtasis –como explicitaba Heidegger– en el que algo se aleja de lo que es para devenir en una entidad nueva, en el caso del arte, de carácter estético.

»Rafael es un poeta profético, dotado de intuición mágica; un descifrador de los enigmas que se encierran en la cara oculta de la verdad estremecedora. Y por esta rara cualidad del espíritu, Guillén es un ser humano experto en exteriorizar los sentimientos, tarea no siempre fácil; sobre todo cuando nos alcanza su voz poderosa con el hallazgo de la sorpresa y la adivinación de lo vivido (http://www.catedramdelibes.com/archivos/000066.html, 3). Y, más allá de sí mismo, un ser solidario, sembrando semillas de luz donde impera la sombra: “Necesito del otro / para existir. / Como una luz lanzada / desde el confín del universo, puedo / errar eternamente, si no encuentro / algún celeste cuerpo que reciba / mi claridad. Entonces / seré la luz que soy: en el contacto. / El otro, ajeno y propio, me confirma” (Guillén: 2014, 67). Expresión y pensamiento. Nada germinaría de la memoria sin el encaje de la forma. La intuición, la sorpresa, hasta la emoción se consiguen soportando la tensión de la palabra, arrancándola de lo cotidiano, engendrando en su masa pétrea un vigor activo y lancinante. Pero esta fertilidad no es posible si el poeta no absorbe el oxígeno de la vida, la única condición para que la poesía sea verdadera, que esté fundada en el conocimiento y la aprehensión de lo humano, de los “hombres humanos”, como decía César Vallejo, y reitera nuestro poeta con denodada pasión: “La poesía es para mí una manera de respirar” (Espada Sánchez: 1989, 364).

»Rafael permanece cabalmente entregado a la literatura desde que creara el grupo Versos al Aire Libre, lo que supuso el resurgimiento de la poesía granadina. Organizó el primer homenaje público a García Lorca. Principió la colección de libros “Veleta al Sur”, los fascículos “Los Papeles del Carro de San Pedro” y cofundó la Academia de Buenas Letras de Granada. Traducido a varios idiomas, ha escrito más de una veintena de libros de poesía, obteniendo, entre otros, los premios Leopoldo Panero de 1966, el Boscán de 1968, el Ciudad de Barcelona en 1969, el Nacional de Literatura en 1994 y el de la Crítica Andaluza en 2003. Apasionado por el ansia de conocer mundos, de donde procede gran parte de su emotiva y compulsiva ciencia, es autor de cinco libros de narrativa y de numerosos ensayos y artículos sobre temas heterogéneos. En 2011, la Asociación Colegial de Escritores de España, sección de Andalucía, de la que me honro en ser presidente, le concedió el Premio de las Letras Andaluzas “Elio Antonio de Nebrija” por toda una vida dedicada a la indagación de la palabra, a la razón de la vida en la literatura.

»El propio Rafael escribe que El otro lado de la niebla (Trilogía y coda) “trata de humanizar los fríos cálculos de la ecuación einsteniana” (Guillén: 2014, 395). La ciencia convertida en materia poética puede ser una revelación como teoría aplicada a la exégesis de la poesía pero no es extraña a la privativa vivenciación poética y, mucho menos, a la experiencia global del ser humano en quien se concentran todas las fuerzas naturales.»

Manuel Gahete Jurado, Cuadernos del Sur, 29 de marzo de 2014
....................................................................................
Heráclito

«Rafael Guillén es el mejor poeta español contemporáneo y por eso esgrime la humildad de lo genuino. Ante los tornasoles impostados de quienes juegan a la literatura, él posee una luz propia y secreta. Lo primero porque es un genio, y lo digo sin que mis palabras puedan resultar sospechosas, porque no pretendo nada de él ni deseo utilizar mi juicio como tanto crítico venal usa los elogios, para aumentar su círculo de influencia. Y lo segundo porque, como todos los genios, le da vueltas a la realidad, la ase desde perspectivas desconocidas y, dado el analfabetismo imperante, no es cabalmente entendido y muchos se quedan en la superficie, sólo en lo “bonito”, incapaces de atisbar lo sublime, lo abismal, lo incognoscible. Colgados de Facebook, sus versos no serían rubricados con muchos Me Gusta mientras otros ramplones o simplemente irrisorios exhiben legiones de admiradores, sin duda porque en Facebook nadie lee nada que tenga más de dos líneas, o porque es un mercadeo de favores que los pardillos se trabajan infatigablemente, y también porque muchos de ellos se crean falsos alter egos para alabarse a sí mismos.

»Sí, son malos tiempos para un poeta genial, y sin embargo Rafael Guillén lo es, está aquí, es el mejor poeta español, el que plantea una apuesta más arriesgada, el más bello, el más sereno, el que más nos embarga de sentimiento y humanidad. Crecida su obra en tiempos de una ingenuidad rayana en el mongolismo, con la mirada de los funcionarios del verso detenida en los espejismos, Guillén tuvo el valor de resistir, no creyó en las apariencias y las trascendió para llegar al “otro lado de la niebla”, título de su último libro (Salto de Página), es decir, entró en el pleno reino del misterio, en los fundamentos de la realidad, en el magma invisible del que emanan tanto la Historia como nuestros avatares, proponiéndonos un viaje lleno de vértigo hacia lo sutil, corazón de la existencia. Su libro es un tratado de física, es decir, un compendio de pura y arrebatadora Poesía.

»Lo he leído como no leía en muchos años algo, como si me fuera la vida en ello, presintiendo que en él está la clave para conocerme y conocer el universo. Guillén lo ha logrado no sólo contra la mentada galerna de costumbrismo garbancero, sino  venciendo el peso de una ciudad de provincias donde la excelencia es vista con recelo, el mundillo literario compuesto en su mayor parte de aficionados y trepas conspira permanentemente para que lo singular se diluya, y donde los contados elogios que se prodigan suelen ser babosas de alianzas tácticas. ¡No en vano ha debido recorrerse medio mundo! Ha sido su forma de zafarse de tan ciclópea gravedad, de volar libre de ataduras, de transitar los caminos que guardianes de la ortodoxia o de la pía mediocridad le habrían vedado. La prueba de su independencia es pues este gran libro de aventuras o de experimentos o de ciencia o de literatura o de filosofía; este gran y hondo libro de arrebatadora belleza.

»Así que Guillén es el mejor poeta español. Tiene la desgracia de vivir a nuestro lado y que nos crucemos con él. ¡Tal vez por eso le ocurre como a Heráclito, que estuvo en Atenas y nadie lo conoció!»

Gregorio Morales, Ideal, 17 de diciembre de 2013
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Críticas destacadas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva