título reseñas y críticas

imagen cabecera críticas Oscuro bosque oscuro
reseñas y críticas Oscuro bosque oscuro
Oscuro bosque oscuro

«Hay algo inquietante en los grandes bosques, en esa majestuosidad de la que los dota la Naturaleza. La calma reina en ellos, demasiada a veces. Puede que nadie te escuche si te pasa algo cuando te sumerjas en sus profundidades, nadie vendrá a salvarte de los peligros que te acechan. Ha sido siempre así, desde el principio de los tiempos, probablemente dentro de miles de años los maleantes seguirán escondidos tras sus árboles, listos para saltar sobre los pobres incautos. ¿Qué no crees que sea posible? No pensarías lo mismo si hubieras ya leído Oscuro bosque oscuro, el libro de Jorge Volpi que hoy revisaremos.

»No parece mala idea alistarse en eso de la “Policia de reserva”, mucho menos cuando se tiene cierta edad y queda tan poco que hacer, precisamente por culpa de la guerra. Al menos ahí serás alguien útil, no podrá decir nadie cuando todo esto acabe que no arrimaste el hombro como los más jóvenes. El adiestramiento, además, no es tan complicado, aunque algún que otro superior piense que somos tan sólo una panda de inútiles. Lo malo…lo malo vendrá después, con las misiones. O puede que no. Al fin y al cabo, todo es cuestión de acostumbrarse.

»Y, de todas formas, tan sólo son insectos, molestos bichos que merecen ser liquidados, ¿o no?

»Las historias sobre la Segunda Guerra Mundial, desde cualquier punto de vista, parecen no tener fin, al menos en cuanto al mundo editorial respecta. Todas y cada una de ellas ofrece algo distinto al lector, aunque admitamos que, precisamente por la gran cantidad de obras publicadas sobre el tema, innovar, crear algo diferente, es cada vez más difícil.

»En realidad, no sé hasta que punto habrá resultado difícil para Jorge Volpi escribir una obra tan compleja y singular como Oscuro bosque oscuro. El resultado, desde luego, bien ha merecido cualquier esfuerzo por su parte.

»¿Qué es lo que tiene de original Oscuro bosque oscuro? En primer lugar diré, pues es lo que antes llama la atención cuando te adentras en las páginas de este libro, Oscuro bosque oscuro es una novela narrada en verso, o tal vez (para otros) sea un poemario que se parece a una novela. Lo cierto es que la forma, en verso o no, en la que esta historia está narrada, o como queramos clasificarla, poco importa, pues, sea como sea, la narración de Volpi rebosa lirismo de principio a fin, es capaz de estremecer en tan reducida extensión (tan sólo 160 páginas), dará que pensar hasta al más frío de los lectores. Como pasó primero con sus personajes.

»Los personajes de esta obra no son otros que personas normales y corrientes que se ven involucradas en un juego macabro, en este siniestro adiestramiento para matar a los insectos, que no son otros que personas en realidad. ¿De verdad se puede ver a un semejante como a un ser de otra especie, como algo indigno que hay que destruir por encima de todo? Dímelo después de leer esta obra, pues también en ella estarás inmerso cuando el narrador te obligue a convertirte en un soldado más, en un autómata cualquiera a las órdenes de un sistema enfermo y sanguinario.

»Y de fondo, siempre el bosque, ese inquietante y espeso conjunto de árboles agregados hasta formar una masa a veces terrorífica, un lugar que desde antiguo ha inspirado a los escritores de cuentos infantiles. Esos mismos relatos infantiles son los que Volpi nos presenta, entremezclados con la narración principal, transformados sobre todo en su final, ofreciéndonos así una visión más cruel de la historia. Pero, ¿acaso no son más reales de esta manera?

»Oscuro bosque oscuro, en definitiva, es una breve pero intensa obra que nos ofrece una historia basada en hechos acontecidos en la Segunda Guerra Mundial desde puntos de vista totalmente novedosos. Gracias al narrador, el lector se verá directamente involucrado en una historia plural que sobrecoge hasta lo más profundo. Sinceramente, si una obra así no es capaz de remover las conciencias más superficiales, no sé qué podría conseguirlo.

»El bosque, oscuro y profundo, no es temible en sí. Somos nosotros, los seres humanos, los que podemos convertirlo en un lugar tenebroso y feroz. Removamos el bosque de nuestro espíritu, alimentemos sus raíces, troncos y hojas con obras que nos hagan reflexionar para bien, como este Oscuro bosque oscuro que hoy os presento.»

Cristina Monteoliva, La biblioteca imaginaria, mayo de 2010
....................................................................................
Oscuro bosque oscuro

«El subtítulo de la última novela del escritor mexicano Jorge Volpi resume bien su contenido: "Una historia de terror". Conviene aclarar inmediatamente que no se trata de aquel terror sobrenatural al estilo de Horace Walpole, ni del terror mórbido de las sepulturas como lo cultivó Cadalso, ni, en fin, del terror de ciencia-ficción de Mary Wollstonecraft en Frankenstein. El terror aquí aparece representado por la guerra y por el embrutecimiento que sufren quienes se ven sometidos a la obediencia jerárquica.

»Oscuro bosque oscuro cuenta la historia de un batallón formado por hombres maduros que en algún puerto de Europa oriental —allí se bebe vodka— reciben órdenes de "limpiar" de "insectos" algunas poblaciones del interior. Antes de emprender esta tarea el capitán les da la opción de abandonar, pero de los 500 soldados sólo 13 se vuelven a sus casas, porque casi más aterradora que la obediencia jerárquica es esa presión del grupo que obliga a casi todos a seguir adelante. De ahí que también nosotros los lectores, como recuerda constantemente el narrador, vayamos con los soldados a participar del crimen que ellos han de instaurar y de sufrir. Como en otras ocasiones, la inteligencia literaria de Volpi le lleva a emplear varios cuentos populares para narrar alegóricamente los sucesos. Y si con estas variaciones incorpora a la novela tradición literaria, con sus anáforas y versículos da una levedad contundente a la estructura y redondea este libro hermoso e inquietante.»

Fernando Castanedo, Babelia, 10 de julio de 2010
....................................................................................
Reflexión sobre el mal

«Jorge Volpi sitúa la acción de su última novela, Oscuro bosque oscuro, en la Alemania de 1945.

»Vinculado a Salamanca y a su Universidad, donde se doctoró en Filología Hispánica, el escritor Jorge Volpi está considerado como uno de los principales autores y dinamizadores del panorama literario. Entre su heterogénea obra destaca la denominada “Trilogía del siglo XX”, un ambicioso proyecto narrativo formado por las novelas En busca de Klingsor, El fin de la locura y No será la tierra, en las que se ocupa de hitos del pasado siglo como la barbarie del nazismo, la utopía de mayo del 68 o el ascenso y caída del comunismo. Precisamente uno de los temas tratados en la trilogía, la violencia nazi, vertebra su última novela, Oscuro bosque oscuro, recientemente publicada por la editorial Salto de Página.»

Tribuna universitaria, Mayo de 2010
....................................................................................
Oscuro bosque oscuro, de Jorge Volpi

«La metamorfosis de seres humanos comunes y corrientes en crueles verdugos de sus semejantes es el tema central de la nueva novela de Jorge Volpi, Oscuro bosque oscuro, recientemente publicada por la editorial Almadía. El libro está inspirado en un hecho real: el asesinato, en julio de 1942, de 1800 judíos de un pequeño pueblo de Polonia, Józéfow, por el Batallón 101 de Policía, un grupo de reclutas alemanes de avanzada edad bajo las órdenes de la organización Nazi SS.

»Aun cuando su referente real es reconocible, en esta ficción los acontecimientos no están geográficamente determinados ni se identifica a los verdugos como nazis ni a las víctimas como judíos. La intención parece ser permitir que el lector pueda ubicar la anécdota en cualquier lugar y en cualquier tiempo, así como advertir que el drama puede repetirse, ya que los seres humanos nunca estamos exentos de los excesos del poder y los placeres del sometimiento.

»Es esta la primera novela de Volpi escrita en verso o “prosa cortada”, en palabras del autor. Este recurso no parece un desplante técnico para impresionar incautos, sino que resulta adecuado para contar una historia de frases breves y reiterativas (de ahí, también, el título) que dan la idea de seres humanos bombardeados por sentencias de fanáticos, y desnuda de ornamentos.

»Un panadero, un carpintero, un estibador, un ex fabricante de juguetes y pueriles sueños, todos de provecta edad, convertidos de pronto, por la crisis de la guerra, en policías y asesinos: son estos los protagonistas de Oscuro bosque oscuro. Si bien al inicio de la novela son seres sencillos, y algunos hasta sensibles, conforme avance la obra irán perdiendo sus escrúpulos para, junto a la mayoría de sus otros 496 compañeros de grupo, convertirse en asesinos de niños.

»Las historias de los hermanos Grimm tienen su lugar en esta novela, pero deformadas de tal manera que los cuentos de hadas terminan convirtiéndose en relatos de horror: Hansel y Gretel, devorados por la bruja; la Caperucita Roja, devorada por el lobo; la Cenicienta, huérfana no sólo de madre, también de hada madrina. En algún punto este correlato confluye con la historia del escuadrón, sugiriendo así que en una sociedad inoculada por la violencia y el odio no hay lugar para fantasías o justicias poéticas (postulado opuesto al planteado por Guillermo del Toro en El laberinto del fauno).

»No pretende Volpi justificar a sus personajes con el argumento de que fueron arrobados por una voluntad mayor que habría eclipsado al libre albedrío. Por el contrario, finca responsabilidades individuales al plantear en sus personajes la posibilidad de rechazar el oficio de sicarios de un régimen enloquecido, opción que ninguno de los principales elige. Incluso el capitán, personaje atormentado por las dudas y los escrúpulos, sigue las órdenes de un estrato superior al pie de la letra, así se trate de exterminar comunidades enteras.

»Existe otro personaje discreto, pero significativo en esta novela: el lector, que es interpelado por el narrador en diversas ocasiones y termina convirtiéndose en un personaje más, sin posibilidad de elección pero acosado también por las dudas. El recurso busca involucrar al lector real de una manera más efectiva con el drama de los personajes de la novela. Un recurso que, si bien no es novedoso en el ámbito de la literatura hispanoamericana (lo ensayan, con distintos propósitos, Luisa Valenzuela en su novela Cola de lagartija (1983) y Carlos Fuentes en la suya Cristóbal Nonato (1987), por poner dos ejemplos), resulta un interesante estímulo para activar al lector y enrostrarle de manera directa su posible conducta ante los hechos narrados. Sin embargo, ¿cumple este recurso cabalmente su propósito?

»No del todo, y he aquí un posible reparo a esta novela: conforme avanza, la trama se va volviendo un tanto predecible, pues la transformación de los protagonistas se presenta mediante una gradación ascendente: de la inquietud de enfrentarse por primera vez al asesinato pasan al homicidio de hombres, para luego matar a niños. Conforme avanza el libro, los protagonistas descienden uno y otro peldaño hacia su degradación, hacia la pérdida casi total de sensibilidad. De modo que ni la interpelación al lector alcanza para animar sus expectativas.

»Tiene razón José Gordon en encontrar semejanzas entre Oscuro bosque oscuro y El experimento, película del director alemán Olivier Hirschbiegel filmada en 2001. También en la cinta un grupo de hombres comunes se ve enfrentado a una situación de poder sobre otros hombres y termina degradándose paulatinamente hasta llegar a una violencia extrema cuyo único sentido es conservar el dominio sobre sus semejantes.

»Sin embargo, hay una diferencia esencial entre novela y cinta: mientras que en ésta el interés no sólo reside en el deterioro moral de los personajes, sino en la tensión de no saber si las víctimas lograrán escapar de sus verdugos, en aquélla conocemos el final de antemano: todas o casi todas las víctimas morirán.

»A pesar de este reparo, y de que en el libro se echan en faltan unas dosis mayores de pasión, de desgarramiento, Oscuro bosque oscuro es sin duda una buena novela: además de ahondar en nuestra condición de canallas potenciales, supone, por su formato, riesgos y nuevos derroteros en la carrera literaria de Jorge Volpi, y la audacia artística no queda sino celebrarla.»

Javier Munguía, Revista de Letras, 31 de octubre de 2009
....................................................................................
Oscuro bosque oscuro

«El horror, ese gran tema. Desde que existe la narración y el pensamiento existe una reflexión sobre el horror, incluso desde el punto de vista moral. ¿Acaso algunos dioses no se escandalizaban con lo que hacía Aquiles, arrastrando sin piedad a Héctor? En los tiempos modernos, el horror se asocia con su burocracia, es decir, el horror sin más sentido que el cumplir órdenes. Apilar cadáveres. Llámenlo nazismo o estalinismo o como quieran. Llámenlo Auschwitz o llámenlo Gulag.

»Llámenlo Kurtz, incluso.

»El horror es el desapego, el momento en el que, sin razón alguna más que un extraño sentido del deber, uno se convierte en un asesino. No cualquier asesino, además, un asesino de niños. Un anciano asesino de niños. Esa es la historia de Oscuro bosque oscuro, despiadado libro de Jorge Volpi. Conociendo la trayectoria del mexicano y por el guiño del ilustrador de la portada, podemos pensar que es una crítica al nazismo, pero en el interior no hay referencias claras más que a nombres de claro origen centroeuropeo, que, como todos sabemos, es donde el horror se propaga con más facilidad desde los tiempos del cárpato Vlad hasta los del balcánico Milosevic.

»El horror para Jorge Volpi es un oscuro bosque donde los hombres se deshumanizan. No es nada nuevo, el viaje al interior, ya lo he comentado antes, estaba en Conrad y en muchos antes de Conrad. Humanos, demasiado humanos estos veteranos pescadores y panaderos reclutados para defender a su país de no sé sabe qué amenaza externa. Hombres con escrúpulos y sin escrúpulos, atenazados y bravucones. Hombres. Frente a ellos, los niños. Miles de niños que mueren como insectos y aquí seguro que Volpi quería hacer una metáfora menos obvia, pero yo no la he pillado. Prueben ustedes.

»El estilo del autor a veces carga. Cansa. Es muy peculiar, con esas frases tan cortas casi formando párrafos y el empeño en repetir cada palabra. Supongo que hay algo de narración oral ahí más que de lirismo. O de las dos cosas. “El oscuro bosque oscuro” y así sucesivamente. Tiene su sentido cuando aprovecha las clásicas narraciones infantiles y las convierte en cualquier otra cosa. Hansel y Gretel cocinados finalmente por la malvada anciana, los niños de Hamelin siguiendo al flautista hasta la muerte.

»En otros momentos, agota.

»Lo mejor de Volpi es cuando se pone duro, es decir, se deja de lirismos y de cuentos y va al grano; va al horror. La deshumanización, la burocratización del exterminio sigue poniendo los pelos de punta pasen los años que pasen. Colonialismo, fascismo, comunismo, cada uno según sus fantasmas. Oscuro bosque oscuro es un libro irregular, ya digo, pero recomendable. Emocionante en muchas ocasiones. Cruel. A mí me gustan los libros crueles y cuando se desvían de la crueldad me siento tremendamente incómodo.»

Guillermo Ortiz, Culturamas, 21 de mayo de 2010
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva