título reseŮas y críticas

imagen cabecera críticas Prospectivas
reseñas y críticas Prospectivas
Rese√Īa de Prospectivas, Antolog√≠a del Cuento de Ciencia Ficci√≥n Espa√Īola Actual

«Uno de objetivos lectores que me planteé para 2013 fue prestarle más atención a la literatura fantástica escrita originalmente en español. Empecé a leer en inglés para (a) mejorar mi nivel del mismo, (b) ahorrar (mucho) dinero y (c) estar más al día de las novedades y… al final me acostumbré tanto que ahora tiendo a huir de traducciones  —Pido disculpas a mis amigos traductores: no son ellos, soy yo— y he acabado sabiendo muy poco de lo que se escribe en español, ya sea desde España o desde Latinoamérica. Tengo algo más claro lo que se escribe en catalán, pero eso me resulta menos difícil porque la cantidad de novedades es más reducida. En resumen, que me parece una situación un poco perversa y —a pesar de los quebraderos de cabeza que me provoca la gestión de mi Pila de libros pendientes— decidí ponerle remedio. Un poco.


»Y así llegué a Perturbaciones y a Prospectivas, los volúmenes que Salto de Página ha dedicado a los relatos de literatura fantástica y ciencia ficción, respectivamente, escrita en nuestro país (También han publicado Aquelarre, un volumen similar dedicado al relato de terror). Salto de Página tuvo a bien enviarme los dos primeros volúmenes y, leído Prospectivas y a falta de hacer lo mismo con Perturbaciones, me apetece mucho hacer una pequeña valoración que ya acumula un retraso mucho mayor de lo que me hubiera gustado. Vamos con Prospectivas, pues. Prescindiré del suspense y adelantaré que me ha dejado un regusto un tanto agridulce...

[Leer aquí la reseña completa]

Miquel Codony, La Biblioteca de Ilium, 16 de abril de 2013
....................................................................................
Prospectivas. Antolog√≠a del cuento de ciencia ficci√≥n espa√Īola actual, varios autores: El din

A partir de los estudios de Julián Díez, los teóricos dividimos el género en dos líneas: la ciencia ficción propiamente dicha (más maravillosa, más preocupada por el mero efecto) y la ficción prospectiva (cuya obsesión es la reflexión intelectual)

Fernando Ángel Moreno

«Existe un tabú compartido entre editores, lectores y críticos en España. Es un tabú autoimpuesto, que afecta por igual a gente de todos los ámbitos y hace pedazos a la literatura de género. La fantasía, la ciencia-ficción y el terror no están a la altura del resto de obras de ficción. Sobre esta falacia se ha construido una categoría aparte que podríamos denominar como “literatura de lo aceptable”; está bien leer a Dan Brown y a Tom Clancy, ¿pero quién es esa tal Ursula K. Le Guin y qué demonios es el Ekumen? La ciencia-ficción, desgraciadamente, no es parte de lo aceptable y en las revistas, librerías y vagones de metro vive apartada, en una esquina, sin hacer mucho ruido y a veces temerosa de sí misma. Esta marginación, este tabú que casi siempre se niega, que se da por caduco o muerto, resulta fácilmente demostrable. Libros como el que hoy nos ocupa desvelan con estruendo que el tabú sigue allí, como el dinosaurio de Monterroso, y que cuando despertemos de esta reseña, aún no se habrá ido.

»No se explica si no la magnífica crítica que rodea a Prospectivas. Antología del cuento de ciencia-ficción española actual (Salto de Página, 2012). Extraordinaria, atípica y valiente, completamente recomendable… Ni un ataque a su calidad, ni un menosprecio al género. Las páginas que han dado cabida al análisis alaban la destreza con la que han sido escogidos los relatos, sacan pecho recordando la edad de oro de la ciencia ficción en España, y absolutamente nadie etiqueta la ciencia-ficción patria como un rincón apestado de la literatura, algo a lo que mirar con condescendencia, un género menor. Si no existiera ese tabú y a tenor de estos halagos, la ciencia-ficción española sería portada de las secciones literarias una y otra vez, y los autores que decidieron cultivarla habría vivido de la tecla sin la necesidad de pasarse a la juvenil, a la policíaca, o a cualquier otra novela con más visibilidad.

»Fabulantes nació con la misión de dar voz a relatos como los que hoy tenemos entre manos, joyas a las que ningún tasador restaría valor, pero que a ojos del comprador resultan mal engarzadas y podrían acabar escondidas en el trastero, con los regalos de boda horribles y los muebles viejos. Fernando Ángel Moreno y la editorial Salto de Página han conseguido un libro redondo, una edición de bandera, de las que se colocan sobre un estante con la certeza de haber mejorado la librería. Prospectivas es una antología infalible que actualiza la recopilación de Julián Díez publicada por Minotauro hace una década. Bravo por ambas. Con armas semejantes es una alegría salir a librar la batalla por la ciencia-ficción en España.
Si atendemos exclusivamente a los nombres que se reúnen en Prospectivas, ya se presagia un viaje excitante. César Mallorquí, Elia Barceló, Rafael Marín, León Arsenal, Juan Miguel Aguilera, Manuel Vilas, Rodolfo Martínez, Joaquín Revuelta, Daniel Mares, Eduardo Vaquerizo, el propio Julián Díez, Juan Antonio Fernández Madrigal, Santiago Eximeno, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Carlos Pavón, Roberto Bartual, Matías Candeira y José Ramón Vázquez, aportan, cada uno, un relato. Fernando Ángel Moreno (Madrid, 1971), profesor de Teoría del Lenguaje Literario en la Universidad Complutense de Madrid y co-director de la revista Hélice, prologa la antología y guía al neófito a través de las 18 perlas que, organizadas en orden cronológico, cumplen con la tarea de representar a la ciencia-ficción española de los últimos 30 años.

»Sólo por el texto del profesor de la Complutense, la edición ya valdría la pena. Una gozada de prólogo académico en el que se desgranan las características de la sci-fi española, se ponen las bases para definir la ciencia ficción prospectiva, o especulativa, en oposición a la ciencia ficción maravillosa y se avanza grosso modo qué va a aparecer en las páginas de Prospectivas.

»Lo que aparece es, ni más ni menos, que un extracto de las mejores incursiones en el género desde 1981. Prospectivas se abre con El rebaño, de César Mallorquí, al que hace poco dedicamos un artículo con motivo del penúltimo fin del mundo, y continúa con La estrella, de Elia Barceló y Mein Führer, de Rafael Marín. Tres textos muy distintos —el primero, apocalíptico, un relato de contacto con alienígenas muy lírico, y otro satírico de paradojas temporales— que aunque ya se incluyeron en la Antología de la ciencia-ficción española 1982-2002 que mencionábamos anteriormente, siguen siendo fundamentales para entender las tres décadas que abarca Salto de Página.

»El recopilatorio es profuso en temas y en estilos. Desde las distopías de El olor profundo de la tierra, de Fernández Madrigal, y Brigada Diógenes, de Muñoz Rengel, a un proto-cyberpunk a lo Alfred Bester en La carretera de Rodolfo Martínez, con influencias u homenajes a Lem y K. Dick en Patrick Hannahan y las guerras secretas de Eduardo Vaquerizo, a Bradbury, Douglas Adams, Arthur C. Clarke, o los mangas de Katsuhiro Otomo. Entre las novedades respecto a la antología de Minotauro, merecen un apartado especial los dos relatos inéditos que se incluyen en este volumen —el de Vaquerizo y el del autor más joven, José Ramón Vázquez, que cierra Prospectivas con Neo Tokyo Blues—, además de los de León Arsenal, Besos de alacrán, una narración paciente con muchísimo estilo, y el de Julián Díez, Tren, que en esta ocasión no se limita a ver los toros desde la barrera y contribuye con una revisión de los atentados de Atocha de 2004 crítica, fresca y muy incisiva.

»Ésta es la segunda vez que Salto de Página nos sorprende gratamente en Fabulantes. La primera fue con Perturbaciones, su antología del relato fantástico español, y ya estamos deseando leer Aquelarre, un repaso al cuento de terror. Mantener este nivel va a suponer un reto muy serio, pero si lo consiguen, será sinónimo de éxito.»

Javier Sauras, Fabulantes, 13 de enero de 2013
....................................................................................
Prospectivas, antolog√≠a del cuento de ciencia ficci√≥n espa√Īola actual

«Si eres un lector que jamás se has adentrado en la ciencia ficción pero necesitas conocer a grandes autores de ella y leer historias sorprendentes y reflexivas, si eres alguien que ha renegado de este género por haberte decepcionado en tus últimas incursiones o si eres de los que persiguen las novedades de este y de cualquier campo narrativo y necesitas textos inéditos o relecturas obligadas, tanto da, como si solo buscas antologías para el coleccionismo de joyas literarias, Prospectivas es tu libro, una obra recopilatoria que reúne lo mejor de la ciencia ficción creada en España. Un perfecto manual para ilustrar las amplias capacidades de un conjunto de autores que han cultivado en mayor o menor medida el género. En las más de cuatrocientas páginas del libro queda patente una imaginería desbordante, el sentido por la reflexión, el sarcasmo para diseccionar al ser humano y la preocupación constante por nuestro futuro y nuestro presente, por comprender nuestra naturaleza, nuestros miedos, nuestros sueños.

»En la presente antología se han pretendido aglutinar los mejores ejemplos de ciencia ficción, y todas sus variantes hard, ucronías, distopías, etc. El fabuloso prólogo (cómo se agradece encontrar prólogos así) de Fernando Ángel Moreno me abrió realmente el apetito. Y luego llegaron las sorpresas, muchas sorpresas, que paso a comentar de forma brevísima:

»El rebaño (5/5), de César Mallorquí, con esa humanización animal y de las máquinas, es un relato de gran factura y escalofriante final, nos muestra el horror de un Apocalipsis contado con la mayor ternura. Un texto que sin dura releeré.

»La estrella (5/5), de Elia Barceló, como el anterior, destila tristeza, melancolía y mucha imaginación. Con un cierre estupendo, es una obra reflexiva sobre la incapacidad de comprensión del ser humano, de aceptar otras realidades para las que no está preparado, de sus limitaciones como ser vivo y racional. El mundo de Yarek, novela de la autora que leí hace algunos años, persigue fines parecidos, pero este relato me parece una propuesta más brillante por la naturaleza de los personajes.

»Mein Furer (3/5), de Rafael Marín, es un texto disparatado y original, un relato delirante sobre máquinas de viaje en el tiempo.

»Besos de alacrán (3/5), de León Arsenal, aborda con originalidad los conceptos de relación humano-alienígena, amante-depredador.

»Todo lo que un hombre puede imaginar (4/5), de Juan Miguel Aguilera, es un gran ejercicio destinado a mostrarnos el sentido de la maravilla, todavía posible en la literatura. Una oda al universo y a la creación.

»Arcan (4/5), de Manuel Vilas, un relato al más puro estilo Bienvenido, Mister Marshall, de Berlanga, acerca de la esperadísima venida del Arcángel San Gabriel a un barrio de Zaragoza. Descabellada y sarcástica historia con frases brillantes.

»La carretera (3/5), de Rodolfo Martínez, muestra las reflexiones de un esquizofrénico obligado a recorrer una interminable carretera en un planeta casi desértico. En este caso, pese a que la introspección del protagonista es notable, reconozco que el cierre de la historia no me convenció.

»Dragones en el centro (2/5), de Joaquín Revuelta, es uno de los textos que menos me gustaron. Un complejo y abstracto relato que busca la fusión entre ciencia y literatura.

»Enseñando a un marciano (4/5), de Daniel Mares, original y muy divertido, gamberro y desenfadado. ¿Qué ocurriría si fuésemos el último humano en la Tierra y los alienígenas invasores nos pidieran que les enseñásemos el funcionamiento de nuestros instrumentos cotidianos?

»Patrick Hannahan y las guerras secretas, (2/5), de Eduardo Vaquerizo, original premisa con la reescritura de una Guerra Fría, pero no me enganchó en ningún momento.

»Tren (3/5), de Julián Díez, buen relato de reflexiones internas que nos acerca al recuerdo del 15-M, enlazado con las actuaciones de una Brigada de Cronoajustes y la falta de escrúpulos de los shows televisivos.

»El olor profundo de la tierra (3/5), de Juan Antonio Fernández Madrigal, es un texto netamente psicológico, como es habitual en el autor, ambientado en un futuro con una marcada carencia de petróleo. La capacidad de detectar las microbolsas de petróleo bajo tierra será un bien tan preciado que desencadenará la violencia.

»Días de otoño (4/5), de Santiago Eximeno, destila tristeza en un gran ejercicio introspectivo, con un final emotivo que nos hará estremecer. Una historia sobre la vejez y los viajes espaciales.

»Brigada Diógenes (5/5), de Juan Jacinto Muñoz Rengel, recordando la distopía de Fahrenheit 451 de Bradbury, me pareció uno de los cuatro mejores relatos de este libro. Una propuesta tan original que aturde. A nivel narrativo, la descripción de la entrada a uno de los domicilios de la Brigada Diógenes es realmente soberbia.

»Poetik GmbH (2/5), de Carlos Pavón, aunque no me atrapó la narración, reconozco el valor de su intención. El relato plantea cómo evitar el esfuerzo de olvidar a alguien querido, borrándolo de la memoria desde un punto de vista científico.

»Ultimas páginas de una autobiografia (4/5), de Roberto Bartual, es un relato original en el que el autor se pone en la piel de uno de los mayores dictadores de la Historia moderna. Se advierte claramente al autor de la autobiografia desde las líneas en que habla de un hipotético ingreso en cierta Academia, pero eso no es lo que importa. Lo destacable es cómo se coloca en esa perspectiva y cómo resulta creíble, respondiendo a una pregunta que muchas personas (y todos los criminólogos, claro) se han hecho anteriormente. ¿Y si el narrador ficticio de esa autobiografía hubiera sido aceptado en aquella Academia?

»El extraño (5/5), de Matías Candeira, es otra joya. Excelente ejercicio metafórico, excelente ficción a caballo entre La metamorfosis y Flores para Algernon. Brillante narración y resolución.
Neo Tokio Blues (3/5), de José Ramón Vázquez, es un relato que bien podría haber salido de la imaginación de Katsuhiro Otomo. Me recuerda muchísimo a Akira, también a Gost in the Shell y tantas otras obras que ha dado la fecunda ciencia ficción japonesa.

»Tras estos comentarios creo que se vislumbra la heterogeneidad temática, pese a pertenecer todos al mismo género, lo que dice mucho de sus posibilidades, y solo me cabe asegurar que esta notable antología constituye una de las mejores aportaciones en la guerra que la literatura española debe lidiar para seguir derribando los muros que se levantaron el pasado siglo. Muros construidos para evitar que las flores del jardín literario se entremezclaran en un paisaje mucho más bello, variado, metafórico y profuso, que el que nos ofrece la monotemática del realismo social (promovido por la izquierda subyugada y auspiciado por el sector más conservador, ambos extremos contribuyeron a la censura del fantástico desde un prisma distinto, pero causándole el mismo daño). Va siendo hora de entender que la literatura fantástica (ahí tenemos a maestros de otras latitudes pero el mismo idioma, como Borges o Cortázar), con su poder simbólico, es una corriente perfecta para sumergirnos en los valores, miedos y costumbres del ser humano.»

√ďscar Bribi√°n, OcioZero, 14 de enero de 2013
....................................................................................
Prospectivas, antolog√≠a editada por Fernando √Āngel Moreno

«Últimamente estoy teniendo suerte (o buen ojo para elegir) con las colecciones de relatos y antologías que estoy leyendo. Empezando con Pump Six and Other Stories de Paolo Bacigalupi, siguiendo con Edge of Infinity (que pronto reseñaré) y pasando, por supuesto, por el primer volumen de Terra Nova. Justo después de estos estupendos libros le tocó el turno a Prospectivas, antología del cuento de ciencia ficción española actual. El listón estaba alto, pero me alegra poder decir que la selección de Fernando Ángel Moreno ha cumplido con creces las expectativas.

»De los relatos incluidos en esta antología ya había tenido la oportunidad de leer tres, concretamente los tres que abren el volumen. Las historias de César Mallorquí, Elia Barceló y Rafael Marín forman precisamente la intersección de Prospectivas con la Antología de la ciencia ficción española 1982-2002 de Julián Díez y he de decir que no se resienten por el tiempo pasado ni por la relectura. De hecho, quizá he apreciado "Mein Führer" de Rafa Marín más en esta segunda lectura que cuando la encontré por primera vez. Los tres relatos, en cualquier caso, siguen siendo excelentes y no es de extrañar que hayan sido seleccionados tanto por Moreno como por Díez.

»El resto de relatos de Prospectivas son, en general, también de una alta calidad, aunque con algunos altibajos. Especialmente destacables me parecen "Todo lo que el hombre puede imaginar" de Juan Miguel Aguilera y "La carretera" de Rodolfo Martínez, sobre todo porque son relatos que están claramente en diálogo con el género al tiempo que aportan una visión propia y particular, tema sobre el que reflexionaba esta misma semana Carlos García en Sin Solapas al hilo de la novela Lágrimas de luz de Rafael Marín.

»Otros relatos que me han gustado especialmente han sido "Enseñando a un marciano" de Daniel Mares, que hace gala de un humor un tanto cínico y de un buen manejo del ritmo, y "Neo Tokio Blues" de José Ramón Vázquez, que sabe integrar perfectamente la estética y las temáticas del anime y del manga con una narración más literaria. Es de destacar, además, que este último cuento es uno de los dos del libro (el otro es el de Eduardo Vaquerizo) que se encontraban inéditos.

»Repecto a las demás historias, todas me parecen cuando menos correctas e interesantes, aunque con algunas de ellas no he llegado a conectar del todo. La única excepción es "Arcan" de Manuel Vilas, un relato que ni siquiera me parece de ciencia ficción sino más bien un experimento en el que tiene cabida casi cualquier cosa. Seguramente la incapacidad de apreciarlo sea culpa exclusivamente mía, porque me consta que otras personas, incluyendo a Miquel Codony (con el que tuve nuevamente el placer de compartir lectura y comentarios de este libro), lo valoran más que positivamente. Aún así, no puedo dejar de señalar que me chirría mucho su inclusión en una antología de este tipo.

»En cuanto a la relevancia de la selección de Moreno dentro del panorama de los relatos de ciencia ficción españoles tengo que confesar que me veo totalmente incapacitado para juzgarla. Si mis lagunas en cuanto al conocimiento de las novelas de CF españolas son grandes, las de la ficción corta son enormes. A mi entender, tanto la lista de escritores como la variedad de temáticas y estilos parecen bastante representativas. Sin embargo, sí que he echado de menos a autores como Javier Negrete o José Antonio Cotrina. En particular, "Salir de fase" de este último es un extraordinario relato que creo que hubiera sido una excelente adición para la antología.

»En resumen, Prospectivas me parece un libro muy recomendable, por no decir casi imprescindible, con una calidad media más que notable y algunos relatos realmente sobresalientes.  Estoy seguro de que cualquier lector interesado en la ciencia ficción, no sólo española sino en general, disfrutará enormemente con esta antología.»

Sense of Wonder, 9 de enero de 2012
....................................................................................
Las antolog√≠as de ciencia-ficci√≥n espa√Īolas (II)

»Hablábamos en la entrada anterior de las fabulosas (e imposibles de encontrar) antologías de ciencia ficción española, que nos permiten hablar de un género apasionante, muy satisfactorio desde el punto de vista literario y muy, muy desconocido y, además, muy, muy incomprendido. Las causas de este desconocimiento y de esta incomprensión son muy variadas, pero podemos resumirlas en una: la invisibilidad. La ciencia ficción española, sobre todo en formato de relato y novela corta (los que nos han dado la mayor parte de las obras destacadas del género), es invisible para aquellos lectores que la podrían degustar como se merece. Por un lado, no hay ninguna obra emblemática que se les pueda vender a los lectores de mainstream para que estos la reconozcan; parece una tontería, pero es marketing elemental: si no lo puedes categorizar, es como si no existiera. Por otro lado tenemos el problema intrínseco a las recopilaciones de relatos: no son comerciales, por lo que no se les suele prestar atención. Y, para rematarlo, tenemos otros dos factores extra: la escasa atención que ha recibido la ciencia ficción entre los críticos literarios de medios generalistas, y la nula presencia que ha tenido hasta hace muy poquito tiempo en los planes de estudios académicos y en el mundo universitario.

»El primer elemento depende de los lectores (qué sé yo, a lo mejor el éxito de la película Fin hace que de repente todo el mundo se interese por la novela homónima de David Monteagudo), el segundo parece un defecto estructural del mercado editorial español y, en cuanto a los dos últimos, pues bueno, las nuevas generaciones de críticos y profesores universitarios están consiguiendo que el discurso general sea favorable al género (o tal vez sean una consecuencia de este proceso). Gracias a este caldo de cultivo ha sido posible una recopilación como Prospectivas. Antología del cuento de ciencia ficción española actual, seleccionada por Fernando Ángel Moreno, y que introduce una novedad con respecto a las recopilaciones de las que hablábamos en la entrada anterior: no intenta aproximarse a los mejores relatos de ciencia ficción publicados en medios especializados, sino que tira por elevación y nos plantea, lisa y llanamente, un esto es lo mejor de la ciencia ficción española de los últimos treinta años, se haya publicado donde se haya publicado. Además, es una fuente de sorpresas.

»Para los aficionados curtidos en las antologías que mencionábamos en la entrada anterior, porque podrán comprobar lo bien que siguen funcionando los clásicos de la edad de oro de los relatos españoles, pero también porque descubrirán los excelentes relatos de Bartual (el ucrónico Últimas páginas de una autobiografía) y Muñoz Rengel (Brigada Diógenes es nuestro Fahrenheit 451 patrio, aunque la acción transcurra en Roma) y, sobre todo, el inclasificable Arcan, de Manuel Vilas (un must, como relato y como autor; háganse un favor y pídanle amistad en Facebook: su cuenta justifica la mera existencia de las redes sociales).

»Para los lectores que se acerquen al género desde fuera, pero sin prejuicios, porque podrán constatar las bondades de obras maestras como El rebaño, de Mallorquí (del que el seleccionador comenta, y no le falta razón, que es uno de los mejores relatos de ciencia ficción, con independencia de la nacionalidad del autor, un postapocalíptico que no tiene nada que envidiarle a La carretera, de Cormac McCarthy), de relatos llenos de sentido de la maravilla (la declaración de amor de Aguilera a Julio Verne es digna de nota), de historias valiosas y valientes (Tren, de Díez, ha abordado la tragedia del 11-M con más amplitud de miras que los autores de mainstream) o de experimentos que van más allá de la literatura y el ensayo (Patrick Hannahan y las guerras secretas, de Vaquerizo).

»Y para los lectores que crean que este tipo de antologías es, por definición, predecible, porque tenemos Poetik GmbH, de Pavón (una feroz exploración de la afectividad y la memoria, en la onda de Greg Egan) o NeoTokio blues, de Vázquez (la síntesis perfecta de distopía y cómic japonés).

»Es evidente que no están todos los que son, y que cada cual echará de menos algún relato en concreto o a algún autor (por ejemplo, Armando Boix, Víctor Conde, Carlos Fernández Castrosín, Ramón Muñoz, Javier Negrete, Félix J. Palma, Enrique Vila-Matas o Iban Zaldua), pero, en cualquier caso, Prospectivas es una buena recopilación que nos habla de un género vivo y cambiante, un fiel reflejo del presente y, al mismo tiempo, perfectamente consciente de su pasado.

»¿Podría ser la antología que redima la ciencia ficción española de su falta de comercialidad y de su invisibilidad mediática? Tal vez no. ¿Puede marcar un antes y un después en la percepción que tienen los mundos académico y crítico de la ciencia ficción española como género? Lo más seguro es que sí: esa es su intención y, desde luego, hay muy buena materia prima para ello, tanto en la introducción de Fernando Ángel Moreno como en los relatos que la componen. Con el tiempo, llegará a ser libro de texto obligatorio de cualquier asignatura sobre cuento español contemporáneo en facultades de filología, ya lo verán.»

Juan Manuel Santiago, Lecturalia, 1 de enero de 2013
....................................................................................

»Mediante una excelente selección, este volumen nos acerca a lo más destacado de la narrativa breve de la ciencia ficción española contemporánea; un género que ha ido ofreciendo un buen manojo de textos sobresalientes en nuestra tradición literaria.

»Fernando Ángel Moreno (autor también del fundamental Teoría de la literatura de ciencia ficción. Poética y retórica de lo prospectivo) abre el volumen con un interesante prólogo donde desglosa las claves de la ciencia ficción española, además de reveladoras especificaciones teóricas. Para él, los rasgos propios del género en España son: «la ausencia de personajes femeninos y la escasa profundización en ellos (…), la ausencia de robots y extraterrestres, el humor, la insistencia en lo subversivo, el desinterés por la construcción utópica, la preocupación por la tradición literaria clásica española, la metarreferencialidad, y la obsesión por lo divinizado desde un sentido cercano a lo religioso».

»Prospectivas agrupa textos ya considerados unánimemente como clásicos (como el magistral “El rebaño”, de César Mallorquí, o “La estrella”, de Elia Barceló), que se hayan incluidos en monografías y recopilaciones descatalogadas en la actualidad, junto a aportaciones de narradores del siglo XXI. De hecho, asume el riesgo de presentar dos textos inéditos, de Eduardo Vaquerizo y de José Ramón Vázquez y, como corresponde a un período histórico en el cual escritores no nacidos literariamente dentro del género se han acercado fructíferamente a la ciencia ficción publicando en colecciones no especializadas, recoge piezas de Manuel Vilas, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Roberto Bartual y Matías Candeira.

»De este modo, la antología demuestra una gran diversidad de temas, registros y subgéneros, con lo que el volumen ofrece, por tanto, una lectura variada, sugestiva y enriquecedora, que abre numerosas puertas. Por ejemplo, tenemos la divertida paradoja temporal abordada por Rafael Marín, la sobrecogedora y espléndida distopía de Juan Jacinto Muñoz Rengel, la inteligente ucronía de Roberto Bartual, la irreverente y original pieza de Manuel Rivas, la progresión desde el cyberpunk de Joaquín Revuelta o, así mismo, cómo se retuerce la capacidad de empatía y de la otredad al extremar el extrañamiento en el cuento de León Arsenal. Igualmente, se puede leer el corrosivo y desternillante cuento de Daniel Mares, la tradición de ciencia ficción japonesa presente en el relato de José Ramón Vázquez, la perturbadora pero tierna alegoría de Matías Candeira o la inquietante historia de Rodolfo Martínez, que termina siendo un canto al inconformismo, a la aventura y al riesgo, puesto que fuera de la cultura es donde realmente somos y existimos. También encontramos el sugerente escenario de Juan Antonio Fernández Madrigal, los juegos metaliterarios de Eduardo Vaquerizo y de Juan Miguel Aguilera, la apesumbradora y lograda atmósfera de Santiago Eximeno, en un cuento de delicada construcción, o la reflexión sobre la memoria que lleva a cabo Carlos Pavón empleando unos parámetros que sólo la ficción especulativa hace posible. Entre todos ellos, destaca “Tren”, de Julián Díez, una historia de viajes en el tiempo con distintas tensiones armada a partir del 11-M (esto es, con un motivo particularmente propio), donde se vuelca una profunda crítica sociopolítica de nuestro entorno.

»Por tanto, algunos de los cuentos de este libro nos permiten redimensionar la empatía, colocarnos en el lugar del otro; de un otro completamente ajeno a la humanidad. A su vez, la mirada al futuro que ofrecen estos relatos no es nada halagüeña: extinciones, planetas arrasados, sociedades decadentes. La ciencia ficción aparece entonces como hipérbole del poder, de la soberbia de las personas, y nos coloca en una perspectiva única, que objetiviza nuestra sociedad, con una distancia que nos permite observarnos mejor a nosotros mismos. Se revela, entonces, como una herramienta importantísima de indagación, de prospección, más allá de los estereotipos que, mediante la difusión de algunos subgéneros determinados (como la aventura espacial, el space-opera), especialmente a través del medio audiovisual, se han construido en el inconsciente colectivo. Porque, antes que del futuro o del presente, estas historias nos hacen reflexionar sobre el ser humano, sobre su lugar en una Historia que desborda nuestra miopía de siglos, sobre la incidencia de nuestros actos y de nuestro, en numerosas ocasiones, inconsciente devenir.

»Con todo ello, Prospectivas constituye una extraordinaria antología, imprescindible para conocer los frutos de la ciencia ficción contemporánea y también la propia fertilidad del relato escrito en castellano en España.»

Alberto García-Teresa, ArtesHoy, 13 de diciembre de 2012
....................................................................................
Prospectivas

«La ciencia-ficción sigue considerándose hoy en día un género underground. Todos disfrutamos con películas como 2001: Una odisea del espacio, Gattaca, Blade Runner o Matrix, o con series como Black Mirror. Todos reconocemos como obras cumbre de la literatura a Frankenstein, 20.000 leguas de viaje submarino, 1984, Un mundo feliz o Fahrenheit 451. A pesar de ello, tenemos que echar mano de La Carretera de McCarthy o La conjura contra América de Philip Roth para justificar la valía del género. Alguna vez incluso tenemos que utilizar a Borges, cómo no, y recordar a alguno su famoso prólogo de las Crónicas marcianas de Bradbury. Da igual. La lectura de ciencia-ficción es minoritaria.

»Quizá la incertidumbre actual por el futuro empuje al lector a buscar respuestas, a imaginarlas y a reflexionar sobre ellas. Y la simbología de la ciencia-ficción prospectiva como mecanismo de análisis del presente es única porque proyecta esa reflexión hacia su final, es decir, hacia su solución. Más allá de los alienígenas y las guerras intergalácticas hay en la literatura prospectiva profundidad psicológica, crítica social y meditación filosófica. No es ni mucho menos un género de evasión. Leer ciencia-ficción es adentrarse en una aventura intelectual arrebatadora en la que uno se enfrenta a su propia identidad y a la del mundo que uno crea. No hay ligereza. Basta leer Solaris de Stanislaw Lem para comprobarlo. Los temas son la excusa para hablar con total libertad de lo esencial. La ciencia-ficción rompe las barreras del Tiempo y el Espacio para fijar la mirada en lo real. No hay tabúes, no hay perjuicios, no hay límites. Se despoja de lo accesorio para ver (prospectivo, no lo olvidemos, deriva del latín prospicere cuyo significado es mirar). Se coloca en los márgenes imposibles (allí donde reside también la poesía) para describir la realidad. Pero además lo hace a través de un pacto con el lector que libremente acepta como posible lo que no existe, lo que es sólo una proyección. Una vez aceptado el pacto de que todo es mentira es más fácil alcanzar la verdad.

»Quizá por todo ello la literatura prospectiva en España deje de ser cosa de pocos. Porque lo cierto es que si, en el mundo anglosajón, el género asociado a las revistas pulp nunca ha tenido el favor de los críticos, aquí no ha existido crítica alguna. El género no existe en el mundo académico. Y los autores, pocos y ninguneados. La tradición realista pesa como una losa en este país desde que El Quijote murió en su cama siendo Alonso Quijano. Él se llevó las novelas de caballerías y con ellas la fantasía. Ya va siendo hora de no tener tanto miedo a enfrentarnos a los gigantes (que nunca fueron molinos).

»Es cierto que cuesta encontrar ciencia-ficción de calidad. Como dijo Sturgeon, «el noventa por ciento de todo es basura». Pero hay un diez por ciento que merece ser salvado. Es lo que ha hecho Salto de Página con la publicación de esta antología del cuento de ciencia-ficción española actual: Prospectivas. Viene adornada además con una portada ciberpunk espectacular de la Gran Vía lo que convierte el primer encuentro con el libro en una experiencia de lo más prometedora. Y no decepciona, la verdad. La edición corre a cargo de Fernando Ángel Moreno, profesor de Teoría de la Literatura en la UCM. Moreno es conocido tanto en los círculos de ciencia-ficción como en los académicos por ser un defensor a ultranza del género. Experto en ciencia-ficción, se encarga de realizar una antología completísima y de calidad. Los dieciocho cuentos que la componen ofrecen una panorámica excelente de la mejor ciencia-ficción escrita en nuestro país.

»Se abre con el autor más veterano, César Mallorquí y se cierra con el de menor edad, José Ramón Vázquez. Tanto el relato que abre la antología como el broche que la cierra son magníficos. Son tan distintos en temática y forma que uno no puede evitar compararlos. Los dos aguantan. Como el resto de cuentos. Lógicamente, hay algunos superiores a otros, como "Tren", de Julián Díez, que considero uno de los mejores relatos de ciencia-ficción que he leído; forma y fondo encajan de tal manera que deslumbra. Un cuento perfecto. Me han gustado especialmente, además, los cuatro últimos relatos, los de los autores más jóvenes, por su osadía, su libertad al saltarse todas las normas (si es que las hay), por su valentía y su descaro. Se rompe el tabú de la Historia, del Sexo, de la Memoria, se habla de lo grotesco, lo trágico y lo científico con la serenidad que da el conocimiento. Y además se hace con una prosa ágil, muy visual, desde la provocación, por ejemplo, en el caso de «NeoTokio blues», la introspección psicológica en «Poetik GmbH», o la profunda delicadeza en «Últimas páginas de una autobiografía».

»Hay en el libro imaginación desbordada, o mejor, disciplinada, como diría Judith Merril. Hay guiños a Verne y Kafka, también a Prometeo (cuyas entrañas se devoran ahora en un bucle espacio-temporal sin fin), se menciona a Batman y a Hitler y a Picasso y a Kubrick y a Baudelaire y a K. Dick… Hay identidad. Hay metaficción y experimentación, hay viajes en el tiempo y crítica social, hay apocalipsis y metamorfosis, hay tecnología y ciencia. Hay resurrección. Hay cielos y estrellas, planetas y razas alienígenas. Azar y destino. Y ovejas. Y muerte.

»No hay Espacio. No hay Tiempo.

»Decía Ursula K. Le Guin en un artículo publicado en Hélice (la revista donde F. A. Moreno vuelca su pasión prospectiva desde hace años y que recomiendo a todo aquel que desee profundizar en el género) que «las prácticas de las editoriales especializadas en literatura son, desde casi todos los puntos de vista empresariales, poco prácticas, exóticas, anormales e insensatas». Por fortuna, Salto de Página se ajusta a la descripción. Prueba de ello es Prospectivas, una apuesta valiente y atípica en el mercado editorial actual. Una apuesta por el futuro.

»Feliz utopía.»

Paz Olivares, Factor Crítico, 12 de octubre de 2012
....................................................................................
Prospectivas. Varios autores

«Hace unas semanas llegó a mis manos de forma providencial un magnífico volumen de relatos que llevaba por bandera los colores de un género menospreciado en diversas ocasiones. El libro era Prospectivas y el género la Ciencia-Ficción o SciFi como les gusta a muchos tratar el género en términos anglosajones. Cabe destacar en primer lugar una edición y, sobre todo, un prólogo de lujo a cargo de Fernando Ángel Moreno, doctor en Teoría de la Literatura y profesor de Teoría del Lenguaje Literario en la Universidad Complutense de Madrid, además de un experto en el campo de la literatura de ficción, como bien nos demuestra en los prolegómenos del conjunto de relatos que comprenden Prospectivas. Con acierto nos muestra el camino de la literatura de ficción en España, los obstáculos y circunstancias que la han limitado o enardecido, y los autores que han ido formando base para la ficción literaria de nuestro país. Y para rematar, no contento con tan inmensa introducción, nos ofrece una cronología de relatos bien estructurada en base a la edad e influencia de sus autores en el género.

»Tenemos ante nosotros una «antología del cuento de ciencia ficción española actual» llena de matices; homogénea en género y muy heterogénea en su contenido, temática, argumento, personajes… Encontramos relatos serios y crípticos desde el lado más científico de la SciFi, pero también podemos leer relatos con un toque más humorístico, irónico y mordaz. Encontraremos alienígenas, humanos genéticamente modificados, máquinas que piensan e incluso son capaces de sentir, monstruos aceptados como normales en sociedad, futuros apocalípticos (en la mayoría de las referencias prospectivas de estos relatos), anacronías insólitas, viajes en el tiempo… y todo, todo, con un sabor muy español. Cada uno de estos relatos, aún viéndose reflejada en ellos la influencia de otros autores extranjeros, tienen un toque muy nuestro, ya sea por la ubicación de la trama o sus personajes, como las referencias históricas en las que nuestro país es protagonista.

»Pero haciendo un pequeño apunte individual acerca de los relatos contenidos, cabría destacar el magnífico trabajo de todos sus autores. César Mallorquí nos demuestra que es posible erigir como protagonista a un perro en un mundo deshumanizado con su relato El rebaño; Elia Barceló nos abre la mente hacia un mundo mágico surgido de la destrucción en La estrella; Rafael Marín nos arranca unas risas con sus viajes en el tiempo de Mein Fürher; León Arsenal nos eriza la piel con Besos de Alacrán, donde el protagonismo reside en el peligroso mestizaje entre humanos y alienígenas; Con Todo lo que un hombre puede imaginar, Juan Miguel Aguilera nos ofrece una preciosa historia sobre la imaginación y realiza un bonito homenaje al gran Jules Verne y sus obras; Manuel Vilas se aventura con el surrealismo de un futuro extraño y apocado que busca desesperadamente una señal cargada de esperanza, y lo hace con su relato Arcan; Cómo surrealista es La carretera de Rodolfo Martínez, una estupenda narración donde mundos imposibles y desequilibrios mentales van de la mano en perfecta armonía; Dragones en el centro de Joaquín Revuelta se desmarca del género para ahondar en lo que dio en llamarse ciberpunk con bastante destreza; Daniel Mares nos hace reír de lo lindo con su relato Enseñando a un marciano, una invasión alienígena inusual y con un desenlace hilarante llevado con maestría; Patrick Hannahan y las guerras secretas de Eduardo Vaquerizo nos sumerge en un mundo hartamente complejo lleno de referencias científicas en el que a veces es fácil perderse y que da buena muestra del bagaje del autor en cuanto a ciencia ficción se refiere; Tren de Julián Díez es una fantástica sátira de la sociedad de nuestro tiempo mezclada con la ficción de los viajes en el tiempo; Juan Antonio Fernández Madrigal deleita nuestros sentidos con El olor profundo de la tierra, en el que las modificaciones genéticas y su uso en pos de organizaciones nada loables están a la orden del día; Santiago Eximeno nos ofrece un retazo de un futuro melancólico y de sus gentes desesperanzadas a través de su anciano protagonista en Días de otoño; Juan Jacinto Muñoz Rengel realiza un acertado homenaje al Fahrenheit 451 de Ray Bradbury con su Brigada Diógenes; Poetik GmbH de Carlos Pavón, se desenvuelve en un mundo donde es posible la cirugía genética y otros adelantos que quizá no sean tan lejanos como en apariencia parecen; Roberto Bartual en Últimas páginas de una autobiografía nos despista por completo en esta ucronía desconcertante; Matías Candeira nos ofrece una metamorfosis muy curiosa en El extraño, un relato que a mi parecer está más cerca de la ficción sin más que del SciFi, pero nada desdeñable; Y por último, tenemos a José Ramón Vázquez con su NeoTokio Blues, un relato al más puro estilo manga y con un estilo muy fresco, característica quizá de la nueva Ciencia-Ficción que se nos viene encima.

»Aunque no es costumbre mía desglosar así una antología, he creído oportuno hacerlo con esta, ya que, a pesar de su nexo común, todas las historias tienen algo de especial y, todas, también, dan buena fe del talento de los autores escogidos sabiamente por Fernando Ángel Moreno para esta compilación. En definitiva, es un libro altamente recomendable para todos los amantes del género. Tampoco es un mal libro para aquellos que quieran adentrarse por primera vez y ver un poquito de todo lo que el género en sí alberga, al menos a nivel nacional. Lo que está asegurado, eso sí, es una buena lectura.»

Víctor Morata Cortado, Propera parada: cultura, 11 de septiembre de 2012
....................................................................................
Prospectivas, un repaso a la Ciencia Ficci√≥n espa√Īola actual

«Cualquier antología siempre tiene altibajos. Hay relatos mejores y peores. Algunos justifican por sí solos la compra del libro, mientras que otros acaban apareciendo como relleno. Eso es algo que no ocurre en Prospectivas: Antología del cuento de ciencia ficción española actual, que ha seleccionado y prologado Fernando Ángel Moreno, y que ha publicado SALTO DE PÁGINA. El libro se compone de 18 relatos inolvidables de otros tantos autores, en los que no hay ni una sola página de más. La colección consigue aunar estilos muy diferentes y visiones del género completamente alejadas entre sí , pero manteniendo una armonía en el conjunto poco habitual con la que sí logra el objetivo final, resumir 30 años de afición en un puñado de historias.

»Cesar Mallorquí, Elia Barceló, Rafael Marín, León Arsenal, Juan Miguel Aguilera, Manuel Vilas, Rodolfo Martínez, Joaquín Revuelta, Daniel Mares, Eduardo Vaquerizo, Julián Díez, Juan Antonio Fernández Madrigal, Santiao Eximeno, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Carlos Pavón, Roberto Bartual, Matías Candeira y José Ramón Vázquez ponen cara a una generación (de varias décadas) en la que sí se echan en falta algunos nombres de la Ciencia Ficción nacional, como Gabriel Bermúdez, Víctor Conde, Ángel Torres Quesada o Sergio Mars, por mencionar sólo algunos. Sin embargo, aunque no estén todos los que son, sí son todos los que están. Futuros cercanos y visiones lejanas de naves espaciales, mundos optimistas donde todo parece posible e imágenes de una tierra devastada, acercamientos al humor y visiones terroríficas del porvenir… De extremo a extremo, los 18 relatos contenidos apenas dejan sin mencionar alguna de las grandes preguntas que plantea la Ciencia Ficción.

»La edición es impecable gracias a una letra generosa y una encuadernación robusta como exige un libro de este tipo propenso a las relecturas. Sin embargo la elección de la portada no me convence. Aunque la imagen es atractiva y parece directamente sacada de la película Blade Runner, baluarte del género, no atisba nada de lo que contiene el interior (quizás el ciberpunk y el steampunk –del que recientemente se ha publicado otra antología a cargo de Felix J. Palma en la editorial Fábulas de Albión- sean precisamente los grandes olvidados de la colección). Tampoco entiendo la elección de un título (Prospectivas) tan soso y pretendidamente intelectualista, ya que me temo que por desgracia alejará a un público mayoritario de un montón de relatos que pueden ser disfrutados tanto por habituales como por ajenos a la Ciencia Ficción, y que podrían servir perfectamente para acercar los autores de la tierra incluso a los lectores más profanos. (Nota: En la entrevista que nos concedió Fernando Ángel Moreno, y que puede leerse AQUÍ, está explicado el porqué del título).

»Este pretendido intelectualismo que se atisba en el título también se deja sentir en el prólogo, y es que parece escrito con intención de justificar al propio género. De alguna manera, la introducción parece decir: “No, señores, leemos historias de marcianos y naves espaciales pero es que es una licencia que nos tomamos para abordar la literatura seria”, cuando en sí mismo hablar de marcianos y naves espaciales es la esencia de la literatura. Esto no significa que Fernando Ángel Moreno desprecie ni mucho menos el género, la cuidada selección que ha hecho de historias ya debería bastar para evidenciar su pasión por la Ciencia Ficción, pero sí parece víctima del complejo de inferioridad que de alguna manera ha acompañado a los lectores y escritores de Ciencia Ficción desde la época de los primeros ‘Space Opera’.

»Más allá de estos detalles, que no ensombrecen el conjunto, lo interesante son los relatos. Éstas son las 18 historias que podremos leer en Prospectivas: [Leer la reseña completa aquí.]»

El rincón de Koreander, 1 de septiembre de 2012
....................................................................................
Prospectivas

»¿Qué es la ciencia ficción prospectiva? Dejemos que sea Fernando Ángel Moreno, editor de Prospectivas, quien responda a esta pregunta con unas palabras extraídas del prólogo del libro: “A partir de los estudios de Julián Díez, los teóricos dividimos el género en dos líneas: la ciencia ficción propiamente dicha (más maravillosa, más preocupada por el mero efecto) y la ficción prospectiva (cuya obsesión es la reflexión intelectual).” Tomando como base tal definición, Moreno ha reunido en el volumen que nos ocupa dieciocho relatos que ofrecen un verdadero “quién es quién” de los cultivadores de la ciencia ficción patria. Como suele ser habitual con las antologías que surgen de las particulares filias del antólogo, el resultado agradará a algunos y no gustará a otros. Pero lo que nadie puede poner en duda es la calidad literaria de los textos que lo componen, que oscila entre lo muy bueno y lo excelente.

»Contando con tantas voces, y tocando temas tan diversos como las invasiones alienígenas, las ucronías, los paisajes post apocalípticos o los viajes en el tiempo (por citar unos pocos), no habrá lector que no encuentre en Prospectivas al menos unas cuantas historias que le resulten interesantes. Toda persona que se sumerja en esta magnífica antología, sea fan de una ciencia ficción más clásica o de la corriente más hard del género, tendrá ocasiones suficientes para disfrutar con la lectura.

»La nómina de autores que han participado en la recopilación es impresionante, y hay historias que, por sí mismas, ya justificarían sobradamente la adquisición del volumen. Por citar algunos ejemplos, destacaría “El rebaño”, de César Mallorquí, uno de los relatos más hermosos que he leído en mi vida, en el cual nos asomamos a una Tierra donde ya no quedan seres humanos vivos a través de los ojos de un perro pastor y de un satélite artificial. Por su parte, Juan Miguel Aguilera nos invita a realizar un viaje asombroso acompañando al mismísimo Jules Verne en “Todo lo que un hombre puede imaginar”.

»Hilarante resulta “Enseñando a un marciano”, de Daniel Mares, en el que el último hombre vivo educa a su manera a los invasores alienígenas que han exterminado a la humanidad. Y sorprende gratamente Roberto Bartual con “Últimas páginas de una autobiografía”, relato en el cual la figura de uno de nuestros pintores más universales recibe un tratamiento ciertamente inesperado.

»Podría extenderme mucho más, ya que no en vano en Prospectivas aguardan al lector historias firmadas por Rafael Marín, Elia Barceló, León Arsenal, Rodolfo Martínez, Eduardo Vaquerizo y muchos más autores que han realizado aportaciones de un peso indiscutible no sólo a la ciencia ficción española, sino a nuestra literatura en general. No obstante, creo que los nombres mencionados ya son garantía más que suficiente de que nos encontramos ante un volumen que nace con vocación de imprescindible.

»Fernando Ángel Moreno ha compilado una colección de soberbios relatos (dos de ellos inéditos: el de Vaquerizo y el que firma José Ramón Vázquez), que ha prologado con un texto sumamente interesante. Además, acompaña a cada historia con una presentación que, a pesar de su brevedad, nos ofrece interesantes datos biográficos y bibliográficos de cada autor.
Prospectivas es un nuevo acierto editorial de Salto de Página, que se une a esa gran antología de terror patrio que es Aquelarre. Ahora sólo falta que se animen con una recopilación de narraciones de fantasía (o de espada y brujería) para completar la tríada de géneros por excelencia. ¿Quién sabe? Puede que algún día nos llevemos una grata sorpresa.»

José Rafael Martínez Pina, Crónicas literarias, 2 de agosto de 2012
....................................................................................
Prospectivas: como l√°grimas en la lluvia (espa√Īola)

Este verano, todos los aficionados a la Ciencia Ficción están de enhorabuena con la aparición de la antología Prospectivas, que reúne lo mejor de los autores patrios que han cultivado este género, y que está publicada por la editorial Salto de Página.
He de confesar que no soy especialmente devota de la Ciencia Ficción. Me gustan, como a casi todos, los clásicos del género, como Ray Bradbury, Philip K. Dick, Isaac Asimov y un puñado de autores más que se consideran imprescindibles. Sin embargo, y aunque pueda parecer aparentemente contradictorio, esta antología me ha gustado. ¿Por qué? Porque no se limita a reflejar el núcleo más compacto de la Ciencia Ficción, lo que los entendidos conocen como hard, sino que proporciona enfoques diferentes sobre una misma cuestión: las preocupaciones metafísicas del hombre y su relación con la tecnología, con los habitantes de otros planetas, y en ocasiones consigo mismo.
Ya el título, todo un hallazgo en sí mismo, nos adelanta que vamos a encontrar relatos aparentemente “normales” en los que las máquinas, los robots, los viajes en el tiempo, los extraterrestres o los lanzamientos no son sino excusas para tratar temas que son universales. Aunque el hombre colonice Marte o venza a la mismísima muerte, siempre quedarán cuentas por saldar. Y en esta antología, aparte de los aparatos y la tecnología sofisticada,  también aparece la soledad, el existencialismo, la esperanza o la carencia de ella, el amor o el miedo.
El prólogo, a este respecto, también sirve para encuadrar muy bien la obra en un país que, a priori, no parece muy dado a la Ciencia Ficción. Quizá el laconismo español haga difícil imaginar cohetes en Las Canarias o viajeros en el tiempo en Vallecas, pero lo cierto es que desde hace tres décadas a esta parte, la Ciencia Ficción ha estado campando a sus anchas en círculos especializados y en fanzines literarios.
Vale la pena, por tanto, echar un vistazo a las propuestas que estos autores nos lanzan desde esta antología. Aquí se reúnen una gran cantidad de estilos e ideas, por lo que resulta ideal para iniciar a profanos en el género o para deleitar a aquellos que manejan con soltura conceptos de este peculiar universo. En sus páginas encontraremos desde la el mundo contemplado por un perro, en el magnífico relato de César Mallorquí, a las deliciosas distopías que proponen Juan Jacinto Muñoz Rengel y Julián Díaz o a los viajes en el tiempo y sus desastrosas consecuencias, como nos cuenta Rafael Marín. También aparecen temas universales, como el amor y las diferentes maneras de concebirlo, como se ve en los relatos de León Arsenal y Carlos Pavón, en un espectro que va desde el cinismo del comandante de un aeropuerto interestelar a la más pura estética manga.
En resumen, se trata de una estupenda ocasión para descubrir no sólo nuevos autores y también algunas propuestas clásicas, sino también para acercarse sin prejuicios a uno de los géneros que más va a seguir dando de qué hablar en los próximos años.

Rocío Tizón, Koult, 16 de julio de 2012
....................................................................................
Prospectivas, una suculenta antolog√≠a de ci-fi espa√Īola

«Fernando Ángel Moreno, profesor de la Complutense y codirector de la revista ‘Hélice’, es el encargado de la selección y el prólogo de esta antología de relatos de ciencia-ficcion de autores españoles contemporáneos. Un trabajo monumental para el que ha buceado entre multitud de revistas, libros y publicaciones hasta dar con un total de 18 cuentos que representan las distintas corrientes de la ci-fi patria, publicados entre 1981 y 2011, junto con algunos inéditos hasta la fecha.

»Entre los textos que componen este volumen, encontramos enfoques para todos los gustos. Desde la ci-fi pura y dura en la que la imaginación y los mundos fantásticos son su principal atractivo, hasta aquellos que nos remiten a las más amargas e inquietantes distopías. Eso sin olvidar aquellos que reescriben con notable ingenio el pasado (‘Mein Führer’, ‘Últimas páginas de una autobiografía’) o los que se sirven del humor como envoltorio para transmitirnos sus mensajes (‘Arcan’, ‘Enseñando a un marciano’).

»El propio F. A. Moreno nos pone sobre la pista de las corrientes de la ci-fi abarcadas gracias a su prólogo, en donde también reivindica la importancia del género en el conjunto de la literatura contemporánea. Además nos acerca al sentido del título que engloba esta antología, refiriéndose a la ciencia-ficcion prospectiva como aquella “cuya obsesión es la reflexión intelectual”. Y es que todos estos relatos, en mayor o menor medida, nos harán pensar sobre nuestro papel en el mundo y sobre la realidad que nos ha tocado vivir.

»Como en toda antología, los gustos del lector lo inclinarán más hacia unos relatos que hacia otros, por lo que no se puede dar una opinión absoluta e irrevocable sobre el conjunto. Sí puedo, eso sí, destacar los relatos que más me han motivado. Empezaré por ‘Besos de alacrán’, por su cruda disección de las relaciones de pareja. Después destacaría ‘Tren’, la mejor denuncia de la manipulación post 11-M que he leído nunca y un alegato por el respeto a la memoria de las víctimas de cualquier tragedia. Más de un dirigente de nuestro país debería leer este cuento a modo de “¡Zas, en toda la boca!”.

»También destacable es ‘Días de otoño’, protagonizado por un anciano afincado en Lanzarote, cuya profunda soledad te coge del gaznate hasta la última págima. Y por último, el mejor relato de todos, que curiosamente es el que abre la antología, dejando el listón altísimo desde el comienzo. ‘El rebaño’, de César Mallorquí, es una vuelta de tuerca al género postapocalíptico, con un cuento triste y profundo protagonizado por un perro y un satélite espacial. Originalísimo y poderoso, un relato que ya por sí solo habla bien del nivel de la ciencia-ficción española.»

Jaime Valero, Zona Fandom, 16 de julio de 2012
....................................................................................
Prospectivas

«Que sí, que en España, además de animar a gritos y con estruendo a campeones internacionales del fútbol, quemar bosques y de beber sangría, también se escribe buena ciencia ficción. Eso parece ciencia ficción en sí mimo, y leyendo el excelente prólogo que a este libro escribe Fernando Ángel Moreno, me termino de convencer de que es así, y no sólo porque vivimos en un mundo donde hay internet, teléfonos móviles, asombrosas técnicas médicas y megacorporaciones que manipulan los gobiernos. También porque en un país tan aislado (todavía hoy) a la ciencia ficción sea capaz de general un grupo de autores especulativos tan sólido y de tanta calidad como éste: Rafael Marín, Rodolfo Martínez, Joaquín revuelta, Cesar Mallorquí, Daniel Mares, Carlos Pavón… Y tantos otros grandes escritores que con sus obras, demuestran que no, que no es ninguna fantasía: hay escritores españoles que saben escribir buena ciencia-ficción. Y que lo hacen. Algunos de sus mejores relatos, están en este libro.»

Bazinga!, 16 de julio de 2012
....................................................................................
Somos sabios y hermosos

«Todo el mundo debería leer esta antología. Todo el mundo. Los aficionados a la ciencia ficción, porque esta compilación de Fernando Ángel Moreno ocupará un lugar de honor en su biblioteca junto a la Antología de la ciencia ficción española que Julián Díez editó para Minotauro hace una década. Y los no aficionados, porque en el libro, surgido al socaire de un furor distópico ayer inimaginable —y que une la crisis al aniversario de Blade Runner y al boom de Los juegos del hambre—, descubrirán que la crítica, la academia y la industria editorial llevan años ocultándoles un doble milagro: el de la Edad de Oro del género en la España de los años 90, y el de sus actuales ramificaciones contra pronóstico, ya que tras años de diáspora ya es posible hablar de una nueva y heterodoxa cantera.

»Porque la realidad es que en España se sigue ninguneando la ciencia ficción con ahínco digno de mejor causa. A diferencia del cine, donde no dejan de aparecer títulos como el inminente Prometheus, y de los géneros fantástico y de terror, recientemente revalorizados, las mejores apuestas de ciencia ficción se mantienen incomprensiblemente alejadas del gran público, y digo incomprensiblemente porque antologías como esta demuestran que se trata de un error descomunal. De ahí el aplauso que merece Moreno, triplicado en el caso de Salto de Página al saber que Prospectivas corona la apuesta por tres antologías de género iniciada con Perturbaciones en 2009 y seguida con Aquelarre en 2010. Dejando a un lado las causas de tal desafección, conviene aquí reseñar los aciertos de la propuesta. El primero, claro, atañe a la selección de Moreno, explicada en un prólogo lleno de hallazgos —del «nóvum» de Suvin a la distinción entre sci-fi y ficción prospectiva—, al que acaso le falten páginas y le sobre algo de orgullo.

»El segundo acierto, por tanto, es la confirmación de los grandes clásicos autóctonos, tanto en su vertiente menos arriesgada —los primeros relatos, joyas imprescindibles de César Mallorquí, Elia Barceló y Rafael Marín, abrían ya la antología de Minotauro— como en la apuesta alternativa por un exultante Juan Miguel Aguilera, un incisivo León Arsenal y un inquietante Rodolfo Martínez. Junto a ellos, además, reconforta encontrar al propio Díez, ahora como autor con una dura distopía sobre el 11-M, y también a un Eduardo Vaquerizo banda alta en su inédito homenaje a Stanislaw Lem, y a un arriesgado Joaquín Revuelta al que el cyberpunk se le une con la física hard hasta dejar al bosón de Higgs a la altura de un simio androide.

»LOS NOVÍSIMOS. La traca final de Prospectivas, sin embargo, es la mejor. Tras abordar la ucronía nazi, el sexo alienígena, la mutación emocional o la guerra metaliteraria, Moreno apuesta por nombres nuevos o poco habituales, incluyendo a un Manuel Vilas o un Matías Candeira soberbios en la frontera. Así, es al descubrir al vitriólico Daniel Mares, al pavoroso Santiago Eximeno, al versátil Juan Jacinto Muñoz Rengel, al poético Carlos Pavón, al ingenioso Roberto Bartual y al joven inédito José Ramón Vázquez, cuyo perverso NeoTokio Blues justifica en sí mismo el proyecto, cuando el lector entiende que Barceló, fascinante como siempre en "La estrella", tiene una vez más razón: la frase de su Sadie "somos sabios y hermosos" se convierte al acabar el libro en un lema, un grito de guerra.

»La literatura de los antologados es sabia y hermosa, sí, y tiene futuro. Es pura ciencia ficción.»

Ricard Ruiz Garzón, El Periódico de Catalunya, 11 de julio de 2012
....................................................................................

«Lo mejor que puedo decir de este libro es que, sin ser un gran lector de ciencia ficción, lo he  disfrutando desde la primera a la última página. Y lo he hecho gratamente sorprendido por la calidad de un género del que, en su versión nacional, desconocía prácticamente todo. Existe por tanto la ciencia ficción española, y a juzgar por estos 18 relatos, escritos por otros tantos autores a lo largo de las últimas tres décadas, se merece un seguimiento minucioso.

»Desde el primer y maravilloso relato, una apocalíptica historia de un perro pastor y un satélite Geosat que sobreviven en un planeta sin humanos, el nivel es altísimo. Juan Miguel Aguilera, León Arsenal, Elia Barceló, Roberto Bartual, Matías Candeira, Julián Díez, Santiago Eximeno, Juan Antonio Fernández Madrigal, César Mallorquí, Daniel Mares, Rafael Marín, Rodolfo Martínez, Juan Jacinto Muñoz Rengel, Carlos Pavón, Joaquín Revuelta, Eduardo Vaquerizo, José Ramón Vázquez y Manuel Vilas son los autores. Y Salto de página la editorial que ha realizado la acertada y cuidada selección de textos. Imprescindible.»

Javier Pérez de Albéniz, El descodificador, 10 de julio de 2012
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Críticas destacadas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva