título reseņas y críticas

imagen cabecera críticas Todas las personas que mueren de amor
reseñas y críticas Todas las personas que mueren de amor

«“Y fin” y no podía acabar de mejor manera. He leído varias novelas de Víctor Álamo de la Rosa. No he podido leerlas todas pero seguramente lo haré. Es uno de mis escritores preferidos y les voy a decir por qué con solo tres palabras, porque es escritor, y me explico: es apasionado hasta el punto de morir por escribir, es apasionado hasta el punto de resucitar para escribir.
Todas las personas que mueren de amor se trata de un ejercicio ingenioso donde nada parece lo que es. No sabemos si los muertos murieron o viven. Todo el escenario está recreado usando un estilo milimétrico que juega con las percepciones del lector a modo de una pecera al revés, donde el que vive dentro (el hospital) interpreta lo que pasa fuera, lo que ve y lo que no ve pero se imagina. Una voz lleva la voz cantante, aunque no sólo hablará uno de los personajes, (que cada uno tendrá su turno de palabra), y así habrá más voces que acudirán a hablar del difunto vivo, como sucede en la vida misma donde cada uno opina sobre lo que somos y sobre los demás: siempre somos juzgados. El nivel técnico de la escritura de Víctor es muy alto, esto ya deja de sorprenderme, pero me llamó poderosamente la atención los cambios de voces y registros sin que me haya chirriado lo más mínimo. Esto es posible porque Víctor maneja muy bien el lenguaje: lleva al lector de la mano y no lo suelta hasta ese punto y final (¿o será un punto y seguido?).

»¿Qué nos ha querido contar Víctor? En Todas las  personas… Víctor muere para seguir siendo escritor. Casi podríamos decir que se trata de un suicidio literario. Hay mucho de Víctor Álamo escritor en sus líneas. Creo no equivocarme (el tiempo lo dirá), pero en un futuro, cuando estudien la obra de Víctor, considerarán esta novela como una obra de transición en su trayectoria literaria, porque no me cabe la menor duda de que vienen más novelas, al menos dos novelas más por lo que se desprende de la lectura del libro.  Este no es un cambio de registro, esta no es la primera novela de un nuevo Víctor después de que dejara su universo literario de “la isla menor”. La primera novela aún está por llegar. En las 168 páginas de Todas las personas que mueren de amor se encierran una serie de guiños crípticos hacia su obra y lo que significa “morir por escribir” y “resucitar para escribir”.  No voy a compartir aquí esos guiños literarios porque el encanto de la lectura está en buscarlos para poder saborear la historia, pero el mensaje que me queda después de leer esta última obra de Víctor es una gran verdad: el escritor debe tener la osadía de cuestionarse, de mirarse al espejo, de decirse que tiene que morir, de matarse para seguir escribiendo. Hay muchos ejemplos de escritores que no lo hicieron y que siguen escribiendo a pesar de llevar años muertos remuertos de verdad, y sus libros apestan porque ya nacieron fallecidos. Eso no le ocurrirá a Víctor, por encima de que te fascine o no te guste su obra.

»Víctor ha muerto y resucitado. Yo apenas he nacido. Me queda mucha vida por andar. Me tengo que dar prisa. Quiero morir en el intento.»

Miguel Ángel Brito, 10 de septiembre de 2015
....................................................................................
Morir siete veces o el amor

«La vida es una novela y la novela son muchas vidas. Y, buena parte, delimitadas por la vulnerable línea Maginot que separa realidad y ficción. Beligerante frontera entre los fantasmas propios y lo tangible. Y, en Todas las personas que mueren de amor de Víctor Álamo de la Rosa, lo ficticio y lo real se tocan, se abrazan, enlazan y penetran  fundiéndose  en un todo. Y es el lector y sus variables —personales y literarias—, el que debe navegar por cada opción o por ambas a la vez. Esos sí, arrastrado por las sinuosas y solapadas corrientes que el escritor agita —estratégica y sabiamente— desde el fondo submarino de sus páginas.

»Después de poner fin a su ciclo de novelas en el universo literario de Isla Menor, Víctor Álamo, en la reciente y Premio Benito Pérez Armas, no se va al continente o se traslada a otra isla para contarnos su historia. Esta vez el escenario que tejen personajes y trama, se ubica en el interior de una gran metáfora. Más allá de las estancias de una casa, la autopista y carreteras secundarias, el hospital, las pinceladas de paisaje rural, los hoteles o las terrazas, los personajes habitan, desde la solitud enamorada y el amor desvanecido, en una burbuja.

»Un hombre enamorado se enfrenta a la muerte del amor. Al mismo tiempo que lucha por vivir, después de sufrir una grave lesión cerebral y una delicada e incierta intervención quirúrgica que lo abisman a una de sus muertes. De las siete que cuenta el personaje, siete como los gatos pero al revés, siete como las siete islas Canarias (más La Graciosa), los bíblicos siete años de pobreza y de abundancia que José interpretó en los sueños del faraón o las siete novelas de Víctor Álamo. Su cerebro se anega de sangre y  su amor, una hemorragia que lejos de coagular, fluye como río impetuoso que va a parar a su mar. A su mar de delirio, deseo, obsesión, tristeza, celos, frustración y traición ¿Por qué todos no amamos igual? De realidad, subconsciencia, levedad, sexo como vida y muerte, sexo como salvación, sexo como refugio, sexo como felicidad efímera, sexo que impregna sábanas y sueños. Arman la sólida metáfora desde donde el autor narra, con aparente sencillez, una compleja  trama. Gladys, ensenada en la que, el enamorado errante de deseo en deseo, quiere anclar. Aunque el oleaje lo empuje, una y otra vez, contra los imperturbables farallones.  Ella va y viene arrebolada, libre, indiferente, apasionada, lejana, ausente, dejándose querer, dejando de querer. Yo voy corriendo a donde tú estés, yo te busco, yo te quiero, yo te cuido, yo voy, mi cabeza va, mi corazón va, lo que quedó de mí después de este accidente va hacia ti, siempre: mi puerto, mi faro, mi isla.

»Los capítulos borbotean sin numeración. Fluyen, desde el punto de vista narrativo, en la evanescencia, en el ánimo o desánimo, en la lucidez, en la ensoñación, en la soledad ruidosa o callada, en la escritura compulsiva, escribe y existimos; todo, en un perfecto y eficaz entramado. Sólo las tres partes que conforman la novela —primera, segunda y final— dejan al descubierto la estructura básica.

»El amor, el desamor y las muertes, ingresan por urgencias en un hospital-laberinto. Una atmósfera borgiana de pasillos, puertas que se abren a otras puertas, ventanas por donde se cuela el mundo exterior de mar y montaña, de jardines y aves que llegan en la libertad de sus alas, de recovecos y ascensores. Y en ese infierno de días iguales —que suceden como los capítulos, sin nombres ni números—, de amor anhelado y ausente, el personaje, construye su Paraíso. Hasta en los lugares más inhóspitos hay oasis de felicidad. Y aunque la soledad del amor desenamorado lo sitien, no está solo. Le rodean la familia que lo protege, los amigos incondicionales, los compañeros-pacientes, los conocidos que lo visitan, los médicos y enfermeras que tratan de salvar una de sus vidas. Y, sobre todo, sus hijas gemelas, de siete años, que lo adoran. Corretean, juegan, van al colegio, reclaman su atención, se divierten y hacen malabarismos en el borde de las hojas de su cuaderno. Espejismo de una realidad que quiere construir con la mujer que ama y ama, mientras agonizan él y el amor de ella. Todo, al lado del pabellón psiquiátrico. La realidad y la locura, separadas por una puerta.

»Pero a medida que el lector ocupa la habitación hospitalaria, avanzan por los pasillos,  descubre rincones y nuevos espacios, sabe que Víctor Álamo, ha construido otra novela en la planta de abajo, la séptima y, otra más, en el sótano y, otra más, en el subsuelo y a la orilla de la mar y en la noche estrellada. El lector ávido, debe husmear en los flancos ocultos, lo que el autor no exhibe, pero que se amontona bajo la piel de la novela, al otro lado de las páginas. Justo, en esos recovecos subyacen, bajo palabras, frases, escenas, acciones, personajes e imágenes, las claves para comprender lo qué sucede arriba, a la que el escritor ha puesto foco, primeros planos y hasta música.

»La novela se yergue como un drago que hunde sus raíces en la literatura canaria. Raíces regadas por galerías, manantiales y pozos isleños, sabores dulces como miel de palma, salobres como la maresía y amargos como la retama, agreste, de laurisiva y de isla-burbuja. Isaac de Vega, Rafael Arozarena, Luis Feria… Pero también por aguas canalizadas desde otras literaturas como la estadounidense y ese especial homenaje a La carretera de Cormac McCarthy. De las ramas desciende el rocío fresco de la poesía, que resuena desde del Siglo de Oro hasta los poetas canarios, pasando por los foráneos como Rimbaud, Baudelaire o Wallace Stevens. Y un tronco robusto que encierra un mundo mágico, y por el que corre su savia roja como la sangre que se escapa de las arterias rotas del personaje.

»Todas las personas que mueren de amor es un importante giro en la novelística de Víctor Álamo. Tanto desde el punto de vista del narrador, con un inteligente y sorprendente prisma, como por la temática. Después de cerrar el ciclo de novelas en la Isla del Meridiano con Isla nada. De sepultar bajo las cenizas del volcán, el mundo telúrico y de historias que navegaban por el Mar de las Calmas, serpenteaba por cuevas, corrían por barrancos y bullían por las esquinas, bancales y estancias de Isla Menor. En esta séptima novela, con pinceladas autobiográficas, el autor indaga en el hombre del siglo XXI. Coloca, bajo la lámpara del lector, el mundo que nos rodea, con sus sus trampas, fealdades y su “gran belleza”, su tecnología y nanotecnologías, sus redes y telecomunicaciones, sus avances científicos y espaciales. El ser humano, desde su interior, enfrentado a sus necesidades y carencias emocionales, a la búsqueda irresistible de la felicidad, a la poesía descarnada y ácida de un mundo mejor en la ciencia y en la técnica, pero no, en las consecuencias, a veces catastróficas, ni en los valores. Y la verdad es amar porque amar es darle sentido a la vida.

»Esa ruptura que acomete Víctor Álamo con su novelística anterior, no significa, en modo alguno, la renuncia a su estilo como escritor. El sonido, la musicalidad de su narrativa— armoniosa siempre–, se escucha con nitidez. Los elementos que caracterizan lo canario en su literatura aparecen de manera explícita, sutil o encubierta: mar, flora, fauna —el lagarto que un coágulo dibuja en su cerebro— paisaje, las burbujas como islas, o la insularidad como emoción. Tampoco falta la ironía ni el humor cuando el drama se tensa y la tragedia revolotea. Y esa deliciosa habilidad literaria que posee el autor de escribir, en medio de la narración, versos y también poemas, que se leen como prosa. La madrugada caracolea cielo arriba.
Todas las personas que mueren de amor —una novela que atrapa desde la primera línea y continúa después del punto final—, es la primera de una trilogía que singla la rigurosa e invariable ruta de navegación trazada por Víctor Álamo de la Rosa: dirigir sus naves-libros a puertos-lectores donde sólo atraca la buena literatura: profunda, creativa y de calidad.»

Felicidad Batista, 21 de julio de 2015
....................................................................................
 
Ir a reseñas  |  Críticas destacadas  |  Ir al libro  |  Leer un fragmento

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva