«La poesía de Kiarostami es la continuación natural y evolucionada de su cine; una naturaleza se une a un destino, se evita la presunción de enseñar al interlocutor y no busca la categoría superior de la maestría en su tarea. La esencia de su poesía es la misma sencillez sinceridad y precisión. En este sentido llega a niveles que no necesariamente podría llegar en el cine.»

Mortezá KAJÍ
 

«El artista hurga entre los intersticios de las palabras para colmar con imágenes los vacíos y las imprecisiones de éstas; pero también se puede afirmar que el poeta es quien verdaderamente ilumina con palpitante sentido la hermosura o el horror mudos de las imágenes. Artistas y poetas pueden ser, por tanto, complementarios, aunque los más extraordinarios de entre ellos están abocados a ser lo mismo, siempre expectantes urdiendo ardides para extraer algo de brillo de las casi inaprensibles gotas de silencio. Tal es el caso de Kiarostami, cuyos filmes escrutan el trasfondo de lo visible, que es lo que, en efecto, palpita entre las imágenes, sea su reverso existencial mediante las emociones, sea su reverso físico cuando simplemente se contempla un paisaje. Los micropoemas de Kiarostami son destilaciones de lo más genuino y fieramente humano: la conciencia del tiempo, cuya fuerza perentoria se nos muestra sólo mediante sobresaltos instantáneos. Palabras, que son gotas de silencio; imágenes, que son gotas de luz: destilaciones del alma poética de un artista.»

Francisco CALVO SERRALLER

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva