El 28 de enero de 1986 las juntas tóricas del transbordador espacial Challenger resistieron las altas temperaturas para las que fueron diseñadas y la nave alcanzó el espacio exterior como estaba previsto. De no haber funcionado correctamente dichas juntas, la lanzadera se habría desintegrado sobre el cielo de Florida durante el despegue, y no en el transcurso de su reentrada a la tierra, como en este relato. Los valientes narra la historia de la familia de William Gibbon, el hombre que llevó al extremo su necesidad de evasión al convertirse en astronauta, de su mujer Julia y de sus hijos David y Tirso, y de cómo afectó a sus vidas la muerte del primero en el accidente del transbordador espacial.

A raíz del accidente Julia abandona su brillante carrera como físico y se dedica a estudiar la improbable relación entre fantasmas y universos paralelos. David, recluido en un sótano de Madrid como un Thoreau moderno, persigue hacer realidad la fantasía de Da Vinci de crear una máquina de movimiento perpetuo que rompa los principios inamovibles de la termodinámica. Y Tirso, su hermano pequeño, da fe del hundimiento de todo aquello en lo que cree desde su despacho en un centro de servicios sociales. Pero de forma inesperada toda la tristeza y el letargo desaparecen de la vida de los tres con el regreso de Helena, una amiga de la infancia, y la irrupción de Rudo, un rico nonagenario buscador de utopías inmerso en un último y ambicioso proyecto vital. En las notas que Tirso toma para una supuesta biografía del anciano se relatan sus vivencias como marino, integrante de un kibbutz o perseguidor de la comuna fundada en Madagascar por el pirata Misson. De todas esas historias, que son una, aprenderán que a veces huir es el gesto más valiente.

© Editorial Salto de Página S.L.
Sociedad inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, España. Tomo: 23.393; libro: 0; folio: 204; sección: 8; hoja: M-419609.

Otras editoriales del grupo: Biblioteca Nueva